Trade agreement between the EU and Vietnam

EU exports to Vietnam will be subject to less tax from 1 August 2020. This is the immediate effect of the entry into force of the EU-Vietnam trade agreement which will ultimately eliminate duties on the 99% of the goods traded between both parties. In addition, it will be easier for European companies to do business in Vietnam: they will now be able to invest and be eligible for public contracts on an equal footing with local competitors. Under the new agreement, the economic benefits are linked to guarantees of respect for labor rights, protection of the environment and the Paris Agreement on climate change, thanks to firm, legally binding and enforceable provisions on sustainable development.

The President of the European Commission, Ursula von der Leyen, said: “The European economy now needs, after the crisis triggered by the coronavirus, every opportunity to restore its power. Trade agreements, such as the one that enters into force today with Vietnam, offer our companies the possibility of entering new emerging markets and creating jobs for Europeans. I firmly believe that this agreement will also be an opportunity for the people of Vietnam to enjoy a more prosperous economy, experience positive change and obtain more rights as workers and citizens in their home country.

Trade Commissioner Phil Hogan said: ‘Vietnam is now part of a club of seventy-seven countries that trade with the EU on bilaterally agreed preferential terms. The agreement strengthens the European Union’s economic ties with the dynamic South-East Asia region and has significant economic potential that will contribute to the recovery from the coronavirus crisis, but at the same time demonstrates that trade policy can be a positive force. Vietnam has already made great efforts to improve its labor rights record thanks to our trade talks and I am confident that it will continue to push through the most needed reforms.

The EU-Vietnam agreement is the most comprehensive trade agreement the European Union has ever concluded with a developing country. It fully takes into account Vietnam’s development needs, offering it a longer period of ten years to eliminate duties on EU imports. However, many important EU export products, such as pharmaceuticals, chemicals or machinery, will enjoy duty-free import conditions from the date of entry into force. Agri-food products, such as beef or olive oil, will be exempt from tariffs within three years, while dairy products, fruits and vegetables will be exempt in a maximum of five years. Detailed provisions on SPS cooperation will allow better market access for EU companies through more transparent and speedy procedures. The agreement also contains specific provisions aimed at overcoming regulatory barriers to EU car exports and grants protection against imitation to 169 traditional European foods and beverages recognized with a geographical indication (such as Roquefort cheese, Port and Jerez wines. , Irish Cream liqueur or Prosciutto di Parma ham).

At the same time, the trade agreement expresses a strong commitment on both sides to the environment and social rights. It sets high levels of consumer, environmental and labor protection, and ensures that there is no “competition to the bottom” to promote trade or attract investment.

Under the agreement, the two parties have committed to ratify and implement the eight fundamental conventions of the International Labor Organization (ILO) and to respect, promote and effectively apply the principles of the ILO regarding fundamental rights at work. ; to implement the Paris Agreement, as well as other international environmental agreements, and act in favor of the conservation and sustainable management of wild fauna and flora, biodiversity, forestry and fisheries; and to obtain the participation of independent civil society in monitoring the implementation of these commitments by both parties. Vietnam has already made progress on these commitments by ratifying, in June 2019, ILO Convention No. 98 on Collective Bargaining and, in June 2020, ILO Convention No. 105 on Forced Labor. It also adopted a revised Labor Code in November 2019 and confirmed that it will ratify by 2023, at the latest, the only fundamental ILO Convention that it has not yet ratified, on freedom of association *.

The trade agreement also provides for an institutional and legal link with the EU-Vietnam Association and Cooperation Agreement, which will allow for taking appropriate measures in the event of serious human rights violations.

The trade agreement enters into force after its approval by the EU Member States in the Council and its signature in June 2019, and after it is approved by the European Parliament in February 2020.

Context

Vietnam is the EU’s second largest trading partner in the Association of Southeast Asian Nations (ASEAN), after Singapore, with merchandise trade worth € 45.5 billion in 2019 and trade in services worth around 4,000 EUR million (in 2018).

The main EU exports to Vietnam are high-tech products such as electrical machinery and equipment, aircraft, vehicles and pharmaceuticals. Vietnam’s main exports to the EU are electronics, footwear, textiles and clothing, as well as coffee, rice, seafood and furniture.

With a total volume of foreign direct investment of EUR 7.4 billion (2018), the EU is one of the largest foreign investors in Vietnam. Most of the Union’s investments are in industrial processing and manufacturing.

The agreement with Vietnam is the second trade agreement the EU has concluded with an ASEAN member state, following the recent agreement with Singapore. It is an important milestone for the EU’s collaboration with Asia and builds on existing agreements with Japan and the Republic of Korea.

EU-Vietnam Trade Agreement What are the benefits?
This agreement is the second to be signed with a Southeast Asian country, after Singapore, and will enter into force in the coming months of June or July.

The objective of the Agreement is to eliminate 99% of the tariffs within seven years. This should generate € 15 billion a year in additional exports from Vietnam to the EU by 2035, while EU exports to Vietnam would increase by € 8.3 billion annually.

The Vietnamese market

It is a very dynamic market, with a young population and with an economic growth of 6-7% per year. In 2018, the country exported goods worth € 42.5 billion to the EU, highlighting telecommunications equipment, clothing and food products. Goods worth € 13.8 billion were exported from the EU, mainly machinery and transport equipment, chemicals and agricultural products. This free trade agreement will facilitate an increase in exports in both directions.

The entry into force

Once the Vietnamese National Assembly has also ratified the Free Trade Agreement, it will be able to enter into force, most likely in early summer 2020 only for the commercial part. The investment protection agreement, since justice is the competence of the Member States, will need the approval of all the EU parliaments, which will delay that part.

Zero Tariffs, reduction of bureaucracy, opening of public procurement and protection of D.O.

The Agreement establishes the almost total elimination (99%) of customs duties between the two blocks.
65% of the duties on EU exports to Vietnam will disappear upon entry into force, while the rest will be phased out over a maximum period of ten years.

As regards Vietnamese exports to the EU, 71% of the duties will disappear with the entry into force of the Agreement, and the rest will be eliminated over a maximum period of seven years.

The Free Trade Agreement will also reduce many of the existing non-tariff barriers to trade with Vietnam, open Vietnamese public procurement and services markets to EU companies and recognize a multitude of Appellations of Origin.


Acuerdo comercial entre la UE y Vietnam

Las exportaciones de la UE a Vietnam estarán sujetas a menos impuestos a partir del 1 de agosto de 2020. Este es el efecto inmediato de la entrada en vigor del acuerdo comercial UE-Vietnam que, en última instancia, eliminará los derechos sobre el 99 % de los bienes comercializados entre ambas partes. Además, será más fácil para las empresas europeas hacer negocios en Vietnam: ahora podrán invertir y optar a contratos públicos en igualdad de condiciones respecto a los competidores locales. En virtud del nuevo acuerdo, las ventajas económicas van unidas a garantías de respeto de los derechos laborales, la protección del medio ambiente y el Acuerdo de París sobre el cambio climático, gracias a disposiciones firmes, jurídicamente vinculantes y ejecutables en materia de desarrollo sostenible.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha declarado lo siguiente: «La economía europea necesita ahora, tras la crisis desencadenada por el coronavirus, todas las oportunidades para restablecer su potencia. Los acuerdos comerciales, como el que entra en vigor hoy con Vietnam, ofrecen a nuestras empresas la posibilidad de acceder a nuevos mercados emergentes y de crear puestos de trabajo para los europeos. Estoy firmemente convencida de que este acuerdo también será una oportunidad para que las personas de Vietnam disfruten de una economía más próspera, vivan un cambio positivo y obtengan más derechos como trabajadores y ciudadanos en su país de origen».

El comisario de Comercio, Phil Hogan, ha declarado: «Ahora, Vietnam forma parte de un club de setenta y siete países que comercian con la UE en condiciones preferenciales acordadas bilateralmente. El acuerdo refuerza los vínculos económicos de la Unión Europea con la dinámica región de Asia Sudoriental y tiene un potencial económico importante que contribuirá a la recuperación tras la crisis del coronavirus, pero al mismo tiempo demuestra que la política comercial puede ser una fuerza positiva. Vietnam ya ha hecho grandes esfuerzos por mejorar su historial de derechos laborales gracias a nuestras conversaciones comerciales y confío en que seguirá impulsando las reformas más necesarias».

El acuerdo UE-Vietnam es el acuerdo comercial más completo que la Unión Europea ha celebrado nunca con un país en desarrollo. Tiene en cuenta plenamente las necesidades de desarrollo de Vietnam, pues le ofrece un período más largo, de diez años, para eliminar los derechos sobre las importaciones de la UE. Sin embargo, muchos productos de exportación de la UE que son importantes, como los productos farmacéuticos, los productos químicos o la maquinaria, disfrutarán de unas condiciones de importación libre de aranceles ya desde la fecha de entrada en vigor. Los productos agroalimentarios, como la carne de vacuno o el aceite de oliva, quedarán exentos de aranceles dentro de tres años, mientras que los productos lácteos, las frutas y las hortalizas lo estarán en un máximo de cinco años. Las detalladas disposiciones sobre cooperación sanitaria y fitosanitaria permitirán un mejor acceso al mercado para las empresas de la UE mediante procedimientos más transparentes y rápidos. El acuerdo también contiene disposiciones específicas encaminadas a superar los obstáculos reglamentarios a las exportaciones de automóviles de la UE y concede protección contra la imitación a 169 alimentos y bebidas tradicionales de Europa reconocidos con indicación geográfica (como queso de Roquefort, vinos de Oporto y de Jerez, licor Irish Cream o jamón Prosciutto di Parma).

Al mismo tiempo, el acuerdo comercial manifiesta un fuerte compromiso de ambas partes con el medio ambiente y los derechos sociales. Establece niveles elevados de protección laboral, medioambiental y de los consumidores, y garantiza que no exista una «competición a la baja» para promover el comercio o atraer inversiones.

En virtud del acuerdo, las dos partes se han comprometido a ratificar y ejecutar los ocho convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y a respetar, promover y aplicar de forma efectiva los principios de la OIT relativos a los derechos fundamentales en el trabajo; a aplicar el Acuerdo de París, así como otros acuerdos internacionales en materia de medio ambiente, y actuar a favor de la conservación y la gestión sostenible de la fauna y la flora silvestres, la biodiversidad, la silvicultura y la pesca; y a obtener la participación de la sociedad civil independiente en el seguimiento de la aplicación de estos compromisos por ambas partes. Vietnam ya ha avanzado en estos compromisos al ratificar, en junio de 2019, el Convenio n.º 98 de la OIT sobre la negociación colectiva y, en junio de 2020, el Convenio n.º 105 de la OIT sobre el trabajo forzoso. También adoptó, en noviembre de 2019, un Código Laboral revisado y confirmó que ratificará en 2023, a más tardar, el único convenio fundamental de la OIT que aún no ha ratificado, sobre la libertad sindical*.

El acuerdo comercial también prevé un vínculo institucional y jurídico con el Acuerdo de Asociación y Cooperación UE-Vietnam, lo que permitirá tomar las medidas oportunas en caso de violaciones graves de los derechos humanos.

El acuerdo comercial entra en vigor tras su aprobación por los Estados miembros de la UE en el Consejo y su firma en junio de 2019, y una vez aprobado por el Parlamento Europeo en febrero de 2020.

Contexto

Vietnam es el segundo socio comercial de la UE en la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), después de Singapur, con un comercio de mercancías por valor de 45 500 millones EUR en 2019 y un comercio de servicios por valor de unos 4 000 millones EUR (en 2018).

Las principales exportaciones de la UE a Vietnam son productos de alta tecnología, como maquinaria y equipos eléctricos, aeronaves, vehículos y productos farmacéuticos. Las principales exportaciones de Vietnam a la UE son productos electrónicos, calzado, productos textiles y prendas de vestir, así como café, arroz, alimentos marinos y muebles.

Con un volumen total de inversión extranjera directa de 7 400 millones EUR (2018), la UE es uno de los mayores inversores extranjeros en Vietnam. La mayoría de las inversiones de la Unión se dedican a la transformación y la fabricación industriales.

El acuerdo con Vietnam es el segundo acuerdo comercial que la UE ha celebrado con un Estado miembro de la ASEAN, tras el reciente acuerdo con Singapur. Constituye un hito importante para la colaboración de la UE con Asia y se suma a los acuerdos ya existentes con Japón y la República de Corea.


La Unión Europea y Vietnam ratifican el acuerdo bilateral de libre comercio por el cual se comprometen a eliminar el 99 % de los derechos de aduanas entre ambos bloques en un máximo de 10 años.

Fotografía de edificios Ho Chi Minh City de noche

El Parlamento Europeo y la Asamblea Nacional de Vietnam han ratificado hoy su Acuerdo de Libre Comercio. Esto supone la culminación de un proceso que se empezó a negociar en el año 2012 y que ha tenido que superar dificultades, no tanto en el plano económico sino en el legal, a causa de la resistencia por parte del Gobierno vietnamita a aceptar ciertos estándares sobre derechos laborales y medioambiente.

Este proceso culmina también en otro acuerdo, el de protección de inversiones que, debido a su carácter de competencia compartida, deberá ser ratificado de forma individual por cada estado miembro de la UE. A diferencia del de libre comercio, todavía no puede entrar en vigor. Se trata del segundo acuerdo de la UE con un país de la zona después de Singapur, y puede suponer un primer paso hacia la negociación de un tratado mucho más extenso con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), formada por 10 países de la región.

Con este tratado se establece la eliminación del 99 % de los derechos de aduanas entre las dos partes. El 65 % de los aranceles sobre las exportaciones de la UE hacia Vietnam desaparecen desde hoy, mientras que el resto se reducirán paulatinamente durante un plazo máximo de 10 años.

En sectores clave, como el de los productos lácteos, desaparecerá el 20 % existente en 5 años, mientras que en los sectores automovilístico, farmacéutico o vinícola se pasará del 78 %, 20 % y 50 %, respectivamente, al 0 % en 7 años.
Respecto a las exportaciones de Vietnam hacia la UE, el 71 % de los derechos desaparecen con la entrada en vigor del acuerdo, mientras que el resto se eliminará en un máximo de 7 años.

Se simplifica el proceso de exportación e importación entre ambos bloques, con el establecimiento de estándares y regulaciones. También se legisla a favor de la protección de la propiedad intelectual de marcas y denominaciones de origen nacionales, tales como el coñac, el queso feta o el vino rioja.

Este tratado implica también el compromiso de Vietnam a aplicar las normas fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo, así como los convenios de las Naciones Unidas relativos a la lucha contra el cambio climático y la protección de la diversidad biológica. Así, se garantiza el derecho a afiliación a sindicatos independientes del gobierno y la prohibición del trabajo infantil.

Vietnam es el octavo país más grande de Asia, con 95 millones de habitantes. Su sistema de gobierno se basa en el comunismo de partido único, aunque desde 1986 inició la senda reformista, que supuso la liberalización y apertura progresiva de su mercado, ingresando en la Organización Mundial del Comercio en el año 2007. Desde entonces, la economía del país ha mantenido tasas de crecimiento alrededor del 6 % anual, permitiendo la aparición de una clase media que se consolida y que provoca un crecimiento sostenido de la demanda en prácticamente todos los sectores económicos.

El sector líder en la exportación de España hacia Vietnam es el de la maquinaria y materiales eléctricos, con una cuota del 24 % sobre el total de la exportación española. Estos productos tenían hasta hoy aranceles que podían llegar al 15 % sobre el valor exportado. A continuación, viene el sector textil y de los colorantes, con el 17 % de la cuota. La reducción del arancel en este caso irá desde el 20 % actual hasta el 0 % en los próximos 10 años. La industria química y farmacéutica supone el 13,7 % de la cuota y, hasta hoy, los derechos de aduanas de estos, que eran también de hasta el 20 % y se reducirán a 0 en los próximos años.

Según la base de datos ESTACOM, la balanza comercial de la UE respecto a Vietnam es negativa: durante 2018, Vietnam exportó por valor de 45 000 millones de euros hacia Europa, 2700 millones hacia España, mientras que la UE vendió por valor de 11 000 millones de euros en Vietnam, 416 millones provenientes de empresas españolas. El producto más importado por parte de España son los teléfonos móviles, sobre todo por la reciente deslocalización de la fabricación de Samsung, que se acaba de implantar en Vietnam. La inversión directa acumulada de la UE en Vietnam ascendió a 20 000 millones de euros, 93,5 de los cuales pertenecen a España.

Gracias a la entrada en vigor del tratado de libre comercio, los países miembros de la UE podrán afianzar su posición en el mercado vietnamita o aumentarla, puesto que será más fácil competir con los países con más presencia histórica como China, Corea del Sur o Japón.

Este acuerdo es una gran oportunidad para las empresas españolas que tengan en su hoja de ruta llevar su negocio hacia el sudeste asiático: la supresión de los aranceles y la simplificación de la regulación aumentan las probabilidades de éxito en Vietnam.