Mudanzas a Suiza - Mudanzas Internacionales

RÉGIMEN ARANCELARIO Y REGLAMENTACIÓN

Régimen de comercio exterior. Tramitación de las importaciones

Suiza es miembro y signataria de los acuerdos de la OMC, cuya sede está en Ginebra. En virtud de lo anterior puede afirmarse que el país aplica como norma general un régimen de libre comercio, sometiendo sus importaciones a aranceles y a la restitución del IVA e impuestos indirectos al consumo, así como también a regulaciones y normas no arancelarias, que oscilan normalmente por debajo de los niveles acordados en la OMC, en aplicación de los acuerdos preferenciales firmados por el país helvético con otras áreas geográficas.  

Suiza es un país tremendamente abierto al comercio exterior y con un modelo económico tremendamente dependiente del mismo, pues sólo así se explica el tamaño de su producción, en relación a su población y territorio. Suiza acumula anualmente superávits corrientes superiores al 10% del PIB y aunque debe ser calificada como economía muy abierta al exterior, podemos calificarla paralelamente de ser una economía moderadamente proteccionista.  

El país forma parte de la EFTA y aunque decidió en 1991 no formar parte de la UE, su principal socio comercial, mantiene un entramado de acuerdos comerciales con la UE, que en la práctica suponen formar parte del mercado único, aunque de una forma sólo parcial, al existir libre circulación con la UE de bienes no agrícolas y libertad de movimiento de capitales. Los productos agrícolas sí están sometidos a aranceles y contingentes y la prestación de servicios a numerosas medidas proteccionistas que limitan significativamente el traslado de trabajadores y profesionales al mercado suizo por parte de las empresas comunitarias para la prestación de un servicio. Estas medidas conocidas como Flanking-Measures, pretenden preservar los niveles de salarios en el mercado suizo evitando el dumping social y concentran la máxima atención de las relaciones diplomáticas comerciales entre Bruselas y Berna.

Suiza tiene además otros importantes acuerdos comerciales suscritos con terceros países, incluida China.

La clasificación arancelaria suiza TARES (www.tares.ch), coincide hasta las 6 primeras cifras (subpartida arancelaria)  con el sistema de la UE, TARIC, mientras que la séptima y octava son una subdivisión propia.   

Contrariamente a la mayor parte de los países, que aplican un sistema de gravamen sobre el valor (derechos de aduana ad-valorem), Suiza aplica los derechos de aduana sobre el peso bruto, que incluye el peso propio de la mercancía y el peso del envase y embalaje “habitual”. En caso de envase/embalaje insuficiente, o sin paletizar, se aplicará un coeficiente corrector (sobrecarga estimada por la propia aduana) y el arancel concreto se calcula sobre ese peso bruto corregido.  

Una estructura arancelaria específica como la que aplica Suiza repercute con mayor fuerza en los productos de menor valor añadido (puesto que el mismo es generalmente indirectamente proporcional al peso). Este es el caso de los productos agrícolas. Como consecuencia, la protección que sufren productos agrícolas incluidos los PATS (trasformados) en Suiza es muy superior a otros países. Así, frente a un arancel medio equivalente del 9% y un arancel medio equivalente para los productos industriales del 2,5%, los productos agrícolas tienen una protección media superior a un 35%, existiendo algunos productos concretos con una protección superior al 100%.  En el caso de la UE la protección media es de un 6% y en el caso de los productos agrarios apenas supera el 20%, de lo que se deduce que en general los aranceles en Suiza son superiores a los que aplica la UE.

 La UE, en virtud de los acuerdos de libre comercio firmados con Suiza, sólo está sometida a aranceles para los productos agrarios. Precisamente y para los productos agrarios mayoritariamente Suiza prevé un sistema de cuotas arancelarias. Dichas cuotas se asignan a los importadores mediante sistemas muy complejos entre los que se distingue la subasta. Estos sistemas terminan encareciendo todavía más el producto, puesto que el importador debe hacer frente a un coste pocas veces despreciable, limitando la competitividad del producto en el mercado. Este problema lo sufre por ejemplo el jamón curado.  Así mismo, y dependiendo de la producción nacional existen cuotas estacionales. Esto aplica especialmente en el caso de la fruta y las hortalizas. También es oportuno  señalar, que Suiza carga además con motivo de la importación de algunos productos agrarios tasas adicionales para cubrir la reservas de ese producto en el mercado.

Por lo que al IVA se refiere, el tipo general aplicado con la importación es del 7,7 % y el reducido, aplicado básicamente en la alimentación, del 2,4%. 

Tanto el tráfico de perfeccionamiento activo como pasivo están contemplados en la Ley Federal de Aduanas que entró en vigor el 1 de mayo de 2007 y el Reglamento  que la desarrolla.

Para la importación temporal de mercancía procedente de España, se requiere el cuaderno ATA que emiten en España las Cámaras de Comercio.  Con carácter general, los productos de origen animal procedentes de la UE y destinados al consumo privado pueden introducirse sin control alguno; para el resto de países está prohibido (Para más información consúltese la página web de la Administración Federal de Aduanas: http://www.ezv.admin.ch).

Los profesionales/empresas españolas que en el ejercicio de su actividad económica hayan soportado el IVA en Suiza por servicios recibidos, pueden solicitar la devolución del mismo. Existe también esta posibilidad, bajo determinados requisitos, para el impuesto a la importación de bienes soportado en frontera. Para ejercer este derecho, las empresas deberán cumplir los siguientes requisitos: 

·         Que tengan domicilio o sede social en el extranjero, y no dispongan de un número IVA suizo.

·         Que no presten servicios en Suiza.

·         Que justifiquen su condición de empresario en el país de su domicilio/sede social (España), mediante la pertinente Certificación extendida por la Administración Fiscal española.

·         Que exista una factura completa y definitiva.

·         Que exista un acuerdo de reconocimiento mutuo sobre el IVA entre Suiza y el Estado donde la empresa tiene su sede

·         Que el importe mínimo de solicitud a devolver sea de 500 CHF. 

Quedan excluidas de devolución de IVA las prestaciones de orden médico, hospitalario, religioso, educativo, cultural y filantrópico, asistencia social, de carácter deportivo, etc., así como las operaciones de seguros y reaseguros y una amplia gama de servicios financieros y monetarios. No dan tampoco derecho a restitución del IVA los gastos generados en diversiones (p.ej. en excursiones del personal, frecuentación de salas de espectáculos con clientes, respectivamente fiestas aniversario de la empresa, así como tampoco la tributación devengada en la adquisición y mantenimiento de motocicletas superiores a 125 cm3 , lanchas a motor y a vela y avionetas deportivas. Concretamente, queda excluida la devolución del IVA en todos los supuestos que no cumplan disposiciones relativas a la justificación de la prestación y pago del servicio.

La solicitud tiene que ser presentada obligatoriamente a las autoridades fiscales suizas a través de un “representante fiscal” con domicilio o razón social en Suiza. El empresario solicitante de la devolución deberá designar el mismo. Además, la solicitud debe ser presentada dentro del plazo de los 6 meses siguientes al año natural en el que tuvo lugar la adquisición de mercancías o la percepción de servicios en Suiza, es decir, del 1º de enero al 30 de junio del siguiente año (fecha del timbre postal).   

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

La clasificación arancelaria suiza TARES (www.tares.ch), coincide hasta las 6 primeras cifras (subpartida arancelaria)  con el sistema de la UE, TARIC, mientras que la séptima y octava son una subdivisión propia. Contrariamente a la mayor parte de los países, que aplican un sistema de gravamen sobre el valor (derechos de aduana ad valorem), Suiza aplica los derechos de aduana sobre el peso bruto, que incluye el peso propio de la mercancía y el peso del envase y embalaje “habitual”. En caso de envase/embalaje insuficiente, o sin paletizar, se aplicará un coeficiente corrector (sobrecarga estimada por la propia aduana) y el arancel concreto se calcula sobre ese peso bruto corregido.  Una estructura arancelaria específica como la que aplica Suiza repercute con mayor fuerza en los productos de menor valora añadido (puesto que el mismo es generalmente indirectamente proporcional al peso). Este es el caso de los productos agrícolas. Como consecuencia, la protección que sufren productos agrícolas incluidos los PATS (trasformados) en Suiza es muy superior a otros países. Así, frente a un arancel medio equivalente del 9% y un arancel medio equivalente para  productos industriales del 2,5%, los productos agrícolas tienen una protección media superior a un 35%, existiendo algunos productos concretos con una protección superior al 100%.  En el caso de la UE la protección media es de un 6% y en el caso de los productos agrarios apenas supera el 20%, de lo que se deduce que en general los aranceles en Suiza son superiores a los que aplica la UE. La UE, en virtud de lo acuerdos de libre comercio firmados con Suiza, sólo está sometida a aranceles para los productos agrarios. Precisamente y para los productos agrarios mayoritariamente Suiza prevé un sistema de cuotas arancelarias. Dichas cuotas se asignan a los importadores mediantes sistemas muy complejos entre los que se distingue la subasta. Estos sistemas terminan encareciendo todavía más el producto, puesto que el importador debe hacer frente a un coste pocas veces despreciable, limitando la competitividad del producto en el mercado. Este problema lo sufre por ejemplo el jamón curado. Asimismo y dependiendo de la producción nacional existes cuotas estacionales. Esto aplica especialmente en el caso de la fruto y las hortalizas. También es preciso  señalar que Suiza carga ade4más con motivo de la importación de algunos productos agrarios tasas adicionales para cubrir la reservas de ese producto en el mercado.Por lo que al IVA se refiere, el tipo general aplicado con la importación es del 8 % y el reducido, aplicado básicamente en la alimentación, del 2,4%. Tanto el tráfico de perfeccionamiento activo como pasivo están contemplados en la Ley Federal de Aduanas que entró en vigor el 1 de mayo de 2007 y el Reglamento  que la desarrolla. Para la importación temporal de mercancía procedente de España, se requiere el cuaderno ATA que emiten en España las Cámaras de Comercio.

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

La normativa suiza no está homologada con la de la UE, aunque se acerca paulatinamente y desde el 1 de Julio de 2010 se aplica el principio del “Cassis de Dijon”, aunque con restricciones, para productos UE.

El  importador, que asume la responsabilidad de la mercancía importada, suele estar muy bien informado sobre la situación legal referente a un producto que se trate.

Con carácter general las normas de etiquetado Suizas obligan a que figure muy visible el país de fabricación del producto.

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

Se puede afirmar que Suiza, a pesar de ser un país muy abierto al exterior, es al mismo tiempo un país muy proteccionista, recurriendo al uso de barreras legales no arancelarias que dificultan la entrada de productos y servicios extranjeros que podrían desplazar al producto nacional, concentrándose especialmente en los productos agrarios, señaladamente los de producción local, y en la prestación de servicios.

Suiza fue objeto de examen por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2017.  La UE adjuntó un listado de varias barreras a la libre prestación de servicios/establecimiento. El informe de la OMC puso de manifiesto la elevada protección del sector agrario suizo y la conveniencia de ir rebajando el mecanismo de ayudas al sector. Asimismo, el informe de la OMC expuso los problemas como consecuencia del complejo sistema arancelario suizo, basado en un arancel específico, y plagado de situaciones especiales.

Por lo que se refiere al comercio de bienes, Suiza aplica desde el 1 de julio de 2010 el denominado “Principio de Cassis-de-Dijon”, que se refiere a la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo de 20 de febrero de 1979, por la cual “todo producto legalmente fabricado y comercializado en un Estado miembro, de conformidad con la reglamentación y los procedimientos de fabricación leales y tradicionales de este país, debe ser admitido en el mercado de cualquier otro Estado miembro”. El comienzo de la aplicación de este principio por parte de Suiza en 2010 supuso un hito importante en la abolición de las barreras arancelarias entre Suiza y los países de la UE y del EEE. Ahora bien, el principio no se aplica a los productos agrarios y transformados que tienen normas cada vez más armonizadas con las de la UE, pero con persistentes diferencias que también se refieren a las normas de etiquetado. En 2015 el Parlamento suizo rechazó una propuesta para incluir los alimentos en la aplicación del principio.

En el comercio de bienes entre España y Suiza, la principal barrera que afecta a nuestras exportaciones se refiere a los contingentes que aplica Suiza a la importación de productos cárnicos y, más concretamente, a los jamones y charcutería. El método utilizado por Suiza para la asignación de estos contingentes arancelarios de productos cárnicos y, en particular para el contingente de 1.000 toneladas de jamón curado (el que más afecta a España), es el de la subasta. El precio alcanzado en la subasta se equipara en ocasiones al arancel. Este asunto se ha debatido en anteriores ocasiones en las reuniones de la Comisión Mixta UE-Suiza, sin que este país haya cambiado el sistema de gestión de contingentes. Con la liberalización total del comercio agrario entre las partes, este problema quedaría resuelto, si bien las negociaciones no parecen avanzar.

España defiende que la Comisión Europea debería pedir a Suiza que elimine el sistema de subasta y que establezca un sistema de reparto similar a los utilizados en la UE. El sistema de reparto por subasta de un supuesto “contingente libre de derechos” encarece de tal modo la mercancía que deja sin sentido la propia concesión comercial. El acuerdo entre la UE y Suiza de 2002 establecía que “La Comunidad Europea y Suiza declaran su intención de revisar conjuntamente, teniendo en cuenta las disposiciones de la OMC, el método de gestión, por parte de Suiza, de sus contingentes arancelarios en el sector cárnico, con vistas a implantar un método que ponga menos obstáculos al comercio”.

Por lo que al comercio de servicios se refiere, Suiza mantiene una larga lista de barreras al comercio. Con motivo de la firma y entrada en vigor del ALCP, Suiza ha introducido nuevos requisitos administrativos para la prestación de servicios de empresas de la UE en su territorio mediante el desplazamiento de trabajadores. Se trata de todo un sistema que requisitos de notificación, autorización, etc. (“Swiss flanking measures”) que ha sido denunciado por la UE, en el último examen de política comercial realizado en el marco de la OMC a Suiza.

Estas medidas son:

1. Requisito de pre-notificación:

Las empresas UE que presten servicios en Suiza o cuenten con trabajadores desplazados en el país, deben notificarlo en cada cantón, con ocho días de antelación, con un coste de 25 francos suizos por notificación. Las empresas deben esperar a recibir la confirmación. En caso de incumplimiento, se aplican sanciones que pueden alcanzar hasta los 30.000 francos suizos y en caso de impago, las autoridades suizas pueden prohibir la actividad durante cinco años.

2. Aplicación universal de acuerdos colectivos:

Las empresas de la UE deben aplicar a sus trabajadores desplazados las condiciones establecidas en los acuerdos colectivos de una región, área y/o sector (p.ej. cantones suizos), en cuanto a salarios, horarios, etc. La administración suiza ejerce periódicos controles y aplica cuantiosas sanciones, especialmente en empresas de servicios.

3. Depósito exigido para las empresas de servicios:

Gran parte de los acuerdos colectivos suizos exigen la creación de un depósito de alrededor de 10.000 euros como garantía operativa, que no depende del periodo de prestación del servicio y que debe abonarse en efectivo o con aval bancario. Se trata de una carga financiera frecuentemente inasumible para las PYMES comunitarias, por lo que desincentiva la prestación de servicios.

4. Requisitos de documentación para trabajadores autónomos:

Los trabajadores autónomos están obligados a llevar consigo la documentación que demuestre su estatus de trabajadores por cuenta propia (documento A1, confirmación de la notificación de entrada en Suiza para prestación de servicios y el contrato de obra). La mayoría de las empresas opinan que esto supone una fuerte carga burocrática, especialmente para las empresas que vienen a realizar pequeños trabajos. En caso de no llevar consigo la documentación y no presentarse ésta en el plazo de dos días, las autoridades pueden prohibir que realice la prestación.

5. Blacklisting:

Suiza elabora dos “listas negras” de empresas extranjeras sancionadas, que pueden ser consultadas, de manera gratuita, dado que incluye información particular (i.e. nombres y direcciones). Esta información permanece en la lista, incluso varios años después de que las empresas hayan sido multadas. No existe una lista equivalente sobre empresas/negocios suizos objeto de sanciones. En esta lista figuran más de una decena de empresas españolas, si bien, las más afectadas son las empresas de países limítrofes: Alemania, Austria, Francia e Italia. Los tres primeros negocian actualmente de forma bilateral soluciones al respecto. En mayo de 2015, más de 3.000 empresas de la UE figuraban en la lista. España ha constituido un grupo de trabajo para analizar los casos de las empresas españolas.

6. Mecanismos de control:

Suiza ha establecido un complicado sistema para controlar el cumplimiento de todas estas medidas de acompañamiento (“flanking measures“), tanto a nivel federal como cantonal. Si bien parte de estos requisitos se aplican también a las empresas suizas, las europeas se encuentran en el punto de mira. Así, en el caso de los trabajadores desplazados, Suiza establece un objetivo de control del 50%, frente al 2% de las empresas locales.

Respecto a las barreras de entrada a la inversión, existe una escasa liberalización en sectores sensibles como son el trasporte y la energía, dominados por grandes conglomerados públicos. Más allá de esta circunstancia común en muchos mercados, perjudican a la inversión, en concreto a las relaciones matrices-filiales, todas las medidas ya señaladas en los párrafos anteriores, referidas las restricciones a la libre movilidad de trabajadores (vinculadas de nuevo con las “flanking measures“).

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Existen importantes  barreras no arancelarias cuando nos referimos a los productos agrícolas, así como cuando nos referimos a la prestación de servicios.

En el caso de los productos agrarios, podemos referirnos a normas específicas de etiquetado, las excepciones para los productos agrarios al principio  del Cassis de Dijon, así como muy especialmente el sistema de asignación de cuotas arancelarias. Otras barreras menores son la discriminación de la tasa postal para paquetes de compras  on line y que afectan a países de la UE no fronterizos.

En el caso de los servicios las barreras vienen marcadas por las denominadas Flanking measures, en virtud de las cuales se imponen unas normas de obligado cumplimiento en caso de traslado de trabajadores y profesionales a territorio suizo para la prestación del servicio que sitúan a las empresas de la UE en una posición menos competitiva que las propias empresas suizas. Las sanciones en caso de incumplimiento comportan sanciones muy elevadas y la posible inclusión de la empresa en una lista negra, que imposibilita poder operar en el país durante al menos 5 años.

Por lo que a los trámites normales de importación se refiere, la empresa importadora debe tener su domicilio en Suiza y estar en posesión del permiso de importación general (PIG). Para determinados tipos de productos será necesario contar con otros permisos o autorizaciones (productos cárnicos, armas, etc.).Para que la importación se haga bajo el régimen privilegiado de los Acuerdos de Libre Comercio UE-Suiza, el producto debe ser de origen UE, esto es, debe haber sido producido o sometido a transformación suficiente en la UE. El formulario EUR1 certifica el origen UE. Las mercancías con origen en la UE deben ir acompañadas de la factura comercial, el packing list y el documento único aduanero (DUA) y el EUR 1.En los envíos inferiores a 6.000 euros, el EUR 1 es sustituible por declaración en factura del origen de mercancías. Tal y como ha sido señalado, la normativa suiza no está homologada con la de la UE, aunque se acerca paulatinamente y desde el 1 de Julio de 2010 se aplica el principio del “Cassis de Dijon” (excepto para productos agrarios), aunque con restricciones, para productos UE.

El  importador, que asume la responsabilidad de la mercancía importada, suele estar muy bien informado sobre la situación legal referente al producto de que se trate.

Fuente:Icex


SUIZA ES UN PAÍS ENORMEMENTE ABIERTO AL COMERCIO EXTERIOR. TIENE UN ELEVADO ÍNDICE DE PRODUCCIÓN EN RELACIÓN A SU POBLACIÓN (8,48 MILLONES DE PERSONAS) Y SU TERRITORIO. GRAN PARTE DE SU ECONOMÍA SE BASA EN EL COMERCIO EXTERIOR DE MERCANCÍAS Y SERVICIOS. POR ESTA RAZÓN, EXPORTAR A SUIZA SE DEMARCA COMO UNA GRAN OPORTUNIDAD DE NEGOCIO PARA LOS SECTORES ESPAÑOLES.

Para que este comercio funcione sin problemas y de manera eficiente, Suiza cuenta con una de las redes más amplias de tratados de libre comercio, entre otros con la UE y China. Las relaciones entre Suiza y la UE se basan en un libre comercio desde 1972 con más de 120 acuerdos. De éstos se beneficia también España, ofreciendo este país un gran potencial de crecimiento.

VENTAJAS DEL RÉGIMEN ADUANERO SUIZO

  • OPERADOR ECONÓMICO AUTORIZADO (AEO en inglés)

Es una acreditación global que vela por el cumplimiento de las medidas de seguridad y buenas prácticas en la cadena de suministro internacional de mercancías.

Las empresas que puedan demostrar el cumplimiento de estos criterios, recibirán el estatus de operador económico autorizado. Esto facilita los controles de aduana relevantes para la seguridad. Así los operadores económicos serán considerados socios fiables en la cadena de suministro.

Esto para las empresas con un gran volumen comercial puede representar un ahorro considerable.

  • AHORRO MEDIANTE LOS DERECHOS ADUANEROS POR PESO

Suiza es uno de los pocos países donde se emplean los llamados aranceles específicos de cantidad, peso y longitud. Para la mayoría de las mercancías se calcula el arancel aduanero en función de su peso bruto. Esto supone una gran ventaja en artículos de alto valor y poco peso, como por ejemplo los artículos de lujo.

BARRERAS COMERCIALES PARA MERCANCÍAS ESPAÑOLAS

Suiza a pesar de ser un país muy abierto al exterior, es al mismo tiempo un país muy proteccionista. Aunque cumple con multitud de acuerdos comerciales, ha sabido entramar medidas y normas que actúan como barreras no arancelarias. Esto dificulta la entrada de todos aquellos productos y servicios extranjeros que puedan desplazar o competir con su producto nacional.

En el comercio entre España y Suiza, la principal barrera que afecta a nuestras exportaciones viene referida a los contingentes arancelarios que aplica Suiza a la importación de productos cárnicos, en concreto al jamón y a la charcutería. El método utilizado para aplicarlo es mediante el método de subasta. Estos sistemas encarecen todavía más el producto. El importador debe hacer frente a un coste pocas veces despreciable, limitando la competitividad del producto en el mercado. El precio alcanzado en la subasta se equipara a veces al arancel.

IMPUESTOS A LA EXPORTACIÓN Y DOCUMENTACIÓN

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) se cobra según las disposiciones de la UE (aunque Suiza no sea miembro) prácticamente en todos los productos y servicios. El IVA fue introducido en el país en el año 1995.

La documentación necesaria en Suiza para la autorización de las exportaciones está ligada a los estándares de la UE:

  • Factura comercial
  • Conocimiento de embarque
  • Packing list
  • Certificado de origen
  • Certificados especiales en caso de alimentos, ganado y productos de origen animal

EMPEZAR A EXPORTAR A SUIZA

Para saber si un producto puede exportarse libre de aranceles aduaneros al mercado de un socio de un tratado de libre comercio, debes seguir los siguientes pasos:

  1. Valorar el número de arancel aduanero del producto a exportar. Así se sabrá si el producto tiene un arancel aduanero preferente en el tratado de libre comercio.
  1. Si este arancel aduanero preferencial anterior existe y está notablemente por debajo del arancel aduanero normal, es decir, sin tratado de libre comercio, se deberán comprobar las reglas de origen.
  1. Si el producto a exportar cumple las reglas de origen, entonces se deberá elaborar la documentación necesaria para demostrar el origen y comenzar las gestiones para su exportación.

PRINCIPALES SECTORES ECONÓMICOS

La agricultura tan solo representa el 1% del PIB, donde destacan los productos agrícolas, de ganado, lácteos y productos vinícolas. Un sector que se encuentra actualmente en crecimiento es el de la agricultura ecológica.

El sector industrial supone el 25% del PIB del país. En él destacan productos manufacturados como los relojes, motores, tuberías, generadores y productos de alta tecnología. Además, Suiza cuenta con importantes industrias farmacéuticas y químicas.

Con un 75% del PIB, el sector terciario es uno de los más desarrollados del país. Sus servicios bancarios suponen el 8% del PIB. También tienen un peso específico las aseguradoras, el transporte y el turismo.


bandera Suiza ACUERDOS INTERNACIONALES Y TRAMITES ADUANEROS

Acuerdos comerciales internacionales y regímenes arancelariosMiembro de la Organización Mundial del Comercio
Miembro de la OCDE
Adherido al Protocolo de Kyoto
Adherido al Convenio de Washington sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres
Adherido al Convenio de Basilea relativo al control de los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos y su eliminación
Adherido al Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono
Adherido al Acuerdo Wassenaar relativo al control de armas convencionales y a las exportaciones de artículos de doble uso
Adherido al Convenio internacional del Café de 2007
Cooperación económicaSuiza forma una unión aduanera con Liechtenstein desde 1924. Es país miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), junto a Liechtenstein, Islandia y Noruega. Suiza ha firmado acuerdos bilaterales con la UE que garantizan muchas de las mismas ventajas económicas y comerciales que disfrutan los países miembros de la unión. Con Estados Unidos forma el “Foro de Cooperación en materia de Comercio e Inversiones”. En febrero de 2009 firmó un acuerdo de libre cambio con Japón, lo que permitirá la exención de aranceles para el 99 % del comercio entre los dos países en un plazo de 10 años. Por último, Suiza ha firmado acuerdos de libre comercio con los estados del Consejo de la Cooperación del Golfo (CCG) y Albania.Miembro de la convención sobre admisiones temporales y de uso de los cuadernos ATASí

Como recordatorio, ATA es un sistema que permite el libre tránsito de las mercancías y su admisión temporal. Las mercancías se acompañan de un único documento denominado cuaderno ATA que es regulado por acuerdos internacionales.
Haga clic aquí para ver la lista de los otros Estados miembros y Leer las páginas Internet de l’ Organización Mundial de Aduanas asignadas a los cuadernos ATA.
Miembro de la convención TIRSí

Como recordatorio, el convenio TIR y su régimen de tránsito contribuye a facilitar los transportes internacionales, en particular, el transporte por carretera, en Europa, en Medio Oriente, y también en el resto del mundo, como en África y América Latina.
En el sitio de la CNUCYD, podrá leer la convención, ver la lista de otros Estados miembros y encontrar más información.
Documentos de acompañamiento de la importaciónUna factura comercial por duplicado o triplicado es suficiente para la importación y el despacho de aduanas. La factura deberá contener la descripción de los productos y empaquetado, el peso bruto y neto de cada producto, la cantidad (en unidades métricas), el país de origen y el valor CIF para la frontera suiza. Como los impuestos suizos son específicos, la indicación del valor solamente es necesaria a efectos estadísticos. No se requiere sello consular ni ningún otro.


ENLACES – Links

  • 1 – España: Logismarket http://www.logismarket.es Directorio de empresas y productos de logística, almacenaje, embalaje y equipamiento industrial con presencia en 15 países europeos y latinoamericanos: España, Portugal, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Reino Unido, Austria, Suiza, Polonia, República Checa, México, Argentina, Chile y Brasil.
  • 2 – Europa: MacRae’s Blue Book http://www.maceuro.com/ Directorio industrial de Europa.
  • 3 – Suiza: BusinessLink http://www.businesslink.ch Base de datos en alemán con información sobre la industria suiza.
  • 4 – Suiza: Directorio de empresas Yalwa http://www.yalwa.ch Directorio de empresas gratuito donde se recogen empresas clasificadas por categorías y ciudades.
  • 5 – Suiza: Guía telefónica suiza http://www.tel.search.ch Permite también la búsqueda de empresas por actividades.
  • 6 – Suiza: GVFI International SA (Central de compra de cárnicos) http://www.gvfi.ch/fr/Societe.html
  • 7 – Suiza: Registros Mercantiles del país http://www.zefix.ch
  • 8 – Suiza: Swisscom http://www.directories.ch Directorios de empresas suizas (páginas blancas y amarillas).
  • 9 – Suiza: Swissfirms http://www.swissfirms.ch Plataforma informativa sobre economía en varios idiomas. Contiene una base de datos de empresas miembros de las Cámaras de Comercio suizas.
  • 10 – Suiza: SwissFirms http://www.swissfirms.ch/ Directorio de empresas suizas.
  • 11 – Cámaras de Comercio suizas en el extranjero http://www.swisscham.org SwissCham, Asociación suiza de las Cámaras de Comercio en el extranjero
  • 12 – Suiza: Cámara Oficial de Comercio Hispano-Suiza http://www.hispano-suiza.ch
  • 13 – Suiza: Cámaras de Comercio Suizas http://www.cci.ch
  • 14-  Suiza: Oficina Federal de Estadística http://www.bfs.admin.ch