Multiple challenges along the way but optimism over quality as the vintage progressed

Wine harvest in Spain. Photo: @ICEX

The year 2020 will stand out in the memory for Spanish growers and bodegas for two main challenges: one related directly to the vineyard – mildew; the second related to Covid-19 and its impact on every aspect of the working life of a wine producer from the vineyard through to marketing.

The weather brought many challenges over the year with very few regions getting off lightly.

It was a much wetter year, especially for coastal regions, and generous spring rains coincided with warmer temperatures than usual. This provided the ideal conditions for mildew which required intense work in the vineyard but ultimately this impacted more on yield than quality. Finally drier weather and higher summer temperatures saw mildew retreat.

Every stage of vine development took place earlier than usual and harvest dates were generally up to 14 days earlier compared to a typical year. A few days of rain favoured the last stages of the ripening period for many regions without disrupting the harvest. One exception to this was Ribera del Duero where rain caused frequent breaks in the harvest and difficult decisions over whether to pick or wait.

Given the difficult market for wine in both Spain’s domestic market and abroad, authorities in some regions acted to avoid excessive stock. In Rioja yields were limited to 90% of the potential production and new plantings were put on hold.
So what kind of wines can we expect? Most winemakers describe a more restrained style in reds and whites with good freshness and lively fruit character and possibly more potential for ageing than the richer 2019 wines.

Spain’s crop in 2020 (estimate): 43.2 million hectolitres, wine and must. The harvest was more generous than last year and close to the average of recent years.  (Source: Observatorio Español del Mercado del Vino, www.oemv.es).

Around the regions:

• Galicia:

Wine harvest in Spain. Photo: @ICEX


For growers in Rías Baixas the spring period was particularly challenging. There was a lot of rain and spring temperatures were higher than usual which brought on early budding and provided ideal conditions for mildew and black rot. The problems began early, often catching growers by surprise and in some cases up to 50% of the crop was lost.

Eulogio Pomares at Bodegas Zárate said: “Winter was not very cold and the first attacks came early, before flowering – we’re more used to problems at a later date.” Then it was all change: “The summer was dry, quite hot at times for this Atlantic region, and we had some concerns over the lack of water.”

There was rain at the end of August, heavy rain: “We were worried about botrytis at that point but the rest of September was fine and we could harvest without interruption,” he added.

“As we harvested quite early the wines have slightly lower alcohol compared to last year – 2019 was around half a degree higher and riper. I like the quality and the ripeness of 2020; wines are showing good balance. I think this vintage will be more for earlier drinking,” he concludes.

In terms of yield, the total Rías Baixas harvest is slightly up on the modest 2019.

Monterrei recorded its highest crop to date thanks to favourable weather over late August and September. This allowed the harvest to take place at a steady pace and for each variety to reach optimum ripeness across white and red varieties.

The location of Ribeira Sacra’s vineyards, typically on steep slopes and further inland, saved this region from the ravages of mildew that other regions experienced, at least in early spring. Appropriately titled “La Vendimia del Vertigo”, the regional report states that the harvest yield was in line with expectations for Ribeira Sacra where red wines are the main focus, notably Mencía.

For inland Valdeorras, while yields were somewhat lower than 2019, there is excitement over quality. Godello ripened well with potential alcohol levels of 13-14º while acidity was a touch higher than recent years, all boding well for high quality wines which typically undergo ageing on the lees.

Rías Baixas: 34.5 million kg, almost exclusively Albariño
Monterrei: 5.7 million kg, mostly Godello and Treixadura
Ribeiro: 9.4 million kg
Ribeira Sacra: 5.2 million kg (Mencía 4.3 million kg)
Valdeorras: 5.5 million kg (Godello 3.5 million kg)

• Castilla y León:

For Bierzo stormy weather in June and July occasionally brought hail and there were outbreaks of mildew in some vineyards. Most significantly there was very hot weather in mid-July leading to an early fruitset, around two weeks earlier than 2019. By August 24th the harvest was already underway and continued through to mid-October.

Fine weather over the final stages of ripening resulted in high quality grapes with the 2020 wines expected to be “well-balanced with plenty of fruit and strong varietal profiles”.

The 2020 vintage also sees a number of changes aiming to add diversity and recognise superior wine quaity: the municipalities of Sobrado, Torre del Biero and Tereno will be indicated on DO Bierzo wine labels for the first time, the traditional varieties Estaladiña and Merenzao can now be used in winemaking and Bierzo’s traditional light red ‘Clarete’ has also gained the stamp of approval.

Growers were satisfied with a more generous crop in Cigales after modest yields due to the dry summer in 2019. As in the case of other regions, it took intensive work in the vineyards – treating the vines where required, ensuring air circulation to maintain vine health and green pruning – to ensure that grape quality was achieved at the time of harvest. Whites and rosados are expected to offer good fruit character and structure while Cigales reds are showing strong potential for oak ageing.

Ribera del Duero’s harvest was particularly challenging. Rain forced pickers to break off at points from the beginning to the end which extended the harvest until the first week of November. This led to difficult choices over whether to pick early or wait in the hope of riper fruit or a bit of both… The region’s broad range of soils and altitudes meant that some were more affected by adverse weather than others.

At the family-run Sei Soto at Quintanilla de Arriba (Roa de Duero) Javier Zaccagnini has known years with more extreme weather: “We had enough rain in the spring to keep the vines going during the hot months of the summer and we escaped spring frosts by just a few degrees. What was different in relation to recent years is that the summer was not excessively hot with only a week of high temperatures and that there was rain during the harvest.” The rain during harvest was the key difference compared to other years and was “really heavy, over 80 litres in two days – and complicated things a lot”.

A minority of bodegas harvested before the rains, including Sei Soto. “My son took a big risk in deciding to harvest before the rains… light rain would have been beneficial to the quality while heavy rains were not.” Zaccagnini described the quality of Sei Soto’s grapes as “fantastic” and he has high hopes for the bodega’s 2020 reds.

Others were convinced that it was worth waiting, at least for part of their harvest, and unusually cold weather over the harvest meant that there was no problem with rot. At Garmón Continental (Tutela de Duero) 40% of the vineyards had been harvested before the rains of 17-19th September according to Mariano García who has overseen many vintages in the region. After that rainy period the grapes were brought in from Anguix where the fruit was “fleshy and with great depth of flavour” and others including Moradillo de Roa all with “excellent ripeness”.

In terms of overall yield, Ribera del Duero’s crop is the third largest in the region’s history, more generous than the 2019 and with white varieties now part of the picture.

Wine harvest in Spain. Photo: @ICEX

Moving west to Toro, the crop was considerably more generous than last year and over the average size of recent years for the red Tinta de Toro (a regional take on Tempranillo). This was thanks to higher rainfall and no major setbacks related to the weather over the spring period – there was no frost but, much like elsewhere, intense work was required in the vineyard to keep diseases at bay. Some stormy weather in May caused minor damage in some vineyards. Describing the challenge at the point of harvest at Bodegas Mauro (San Román), in mid November Mariano García said: “We wanted good aromatic ripeness and fresh fruit extraction. To achieve that, we picked early and gave the wines light extraction and short macerations”. Early signs were looking very promising with the young wines “showing elegance, finesse and great potential for ageing”, he concluded.

In neighbouring Rueda the focus turns almost entirely to the white variety Verdejo. At Bodegas Menade organic viticulture is now well established and the usual “strict control” was crucial during a particularly rainy spring. According to Marco Sanz yields here were fairly typical this year and Verdejo in the early stages of vinification showed good acidity and offering the potential for wines with structure and longevity.

Belondrade y Lurtón, La Seca, Jean Belondrade said that the amount of rain was unusual for the region and that it was critical to adapt to the conditions and to act in good time in their vineyards which are under organic viticulture. Summer temperatures were also quite high leading to an early start to harvest. He sees a more restrained style emerging after the “generous” character of the 2019 vintage. “The [2020] musts are impressively fresh with balanced alcohol and aromas. The wines remind me of the 2013 vintage, they have a more Atlantic style and good prospects for ageing”.

The 2020 vintage in Rueda will see the first wines carrying the description Gran Vino de Rueda, a new category of wines from vineyards which are 30 or more years old.  The move is designed to protect older vineyards and enhance the region’s reputation for higher quality wines.

Bierzo: 10.8 million kg (Mencía 8.6 million kg)
Cigales: 8.2 million kg, mostly Tempranillo
León: 2.8 million, mostly Prieto Picudo
Ribera del Duero:  123 million kg (whites: 1.5 million kg including Albillo Mayor)
Rueda: 112.8 million kg (Verdejo 98.2 million kg)     
Tierra del Vino de Zamora; 717.582 kg
Toro: 20.6 million kg (mostly Tinta de Toro)

•  The North:

Navarra was spared the severe fungal diseases that struck other regions which contributed to the harvest being more generous than in 2019.

Adriana Ochoa at Bodegas Ochoa (Olite) said: “We didn’t have much rain from April to October – and it was the same for most of the region – it was quite dry and hot. There wasn’t much concern about disease but there were some outbreaks of mildew in June due to rain at the wrong time.”

She was quite concerned over the speed of ripeness over the early summer but then it slowed down ahead of a prompt start to harvest on August 24th. With the exception of one very hot week in September temperatures were relatively cool over the harvest period with no problematic rain.

She believes that 2020 is a “strong year for traditional varieties” with “amazing, complex and aromatic Tempranillo” and “very bright Garnacha”. By mid-November Ochoa’s late-harvest Moscatel grapes were being picked in dry, cold weather with no botrytis in sight.

Rioja witnessed an extremely difficult year with adverse weather across the entire region and little respite until the second half of the vintage when cooler temperatures arrived.

María José López de Heredia describes probably one of the most difficult years in the history of her family bodega which dates back to 1877 in the Rioja Alta. As she explained: “The problems started in the spring with very strong and frequent storms – three of them with hail – which led to mildew which severely affected the quantity of the production – such ‘perfect’ weather for mildew hasn’t been seen here since 1941!”

By mid-summer things were looking a lot better in the vineyard helped by the arrival of hotter weather. But this also accelerated growth, which was already quite rapid. She continued: “In the second week of September there was a second heatwave which caused raisining in vines which were very exposed to the sun – in areas where we’d done green pruning to ventilate and avoid mildew – so higher alcohol levels forced us to start picking very early on September 17th and that is very unusual for us.”

Finally things looked up when night-time temperatures dropped considerably and there was some rain: “Normally rain isn’t welcome during harvest but this year it helped to slow down the rate of the sugar concentration allowing very good phenolic development… the level and balance of acidity improved through harvest, especially in the grape varieties of longer cycle.” She concluded: “Our harvest yield has been average – mildew caused damage during pollination but it didn’t affect the berry once it had formed. Our harvest was good and in certain parcels very good with rich, aromatic fruit and with strong flavours.”

At Bodegas Palacios in Álfaro in Rioja Oriental mildew set in after constant rain and warm spring temperatures led to high humidity. This left the team wrestling with the fungal pest in organic vineyards, a battle which they finally won. Álvaro Palacios said: “I’ve never known mildew so bad. We had to work very hard in the vineyard but we could work organically.” By mid-June the rain had stopped and hot, dry conditions favoured ripening for various plots of Garnacha which is now grown almost exclusively here following a return to the area’s traditional varieties. Palacios was pleased with 2020 harvest despite the difficulties: “We got really healthy fruit – the wines look amazing with great freshness… they are very concentrated with lots of flavour.”

    Navarra: 74 million kg
    Rioja: 409.9 million kg (363.7 million kg red; 46.3 million kg white)

• Aragón:

Wine harvest in Spain. Photo: @ICEX

Fortunes were quite mixed across the vineyards of Aragón in terms of yield with northern Somontano’s volumes hit by adverse weather far more than other areas. Here white varieties, including Gewürztraminer and Chardonnay weathered the storm while rain, spring frosts and early summer hail took their toll on red varieties including Cabernet Sauvignon and Merlot.

Meanwhile in Campo de Borja the flowering period was described as “exceptional and very even” across all varieties including the main grape – Garnacha – and boding well for decent final yields which were significantly higher than last year at the point of harvest. 

Yields were also well up in Cariñena this year while fruit quality was described as “excellent” for main varieties Garnacha, Tempranillo and Cabernet Sauvignon.

Calatayud: 12.5 million kg
Campo de Borja: 35.5 million kg
Cariñena: 91.8 million kg; 60% more than last year
Somontano: 15.2 million kg

• Vinos de Madrid and Castilla-La Mancha

Spring temperatures were lower than other areas in Vinos de Madrid and spring frosts damaged early varieties in some areas. But there was plenty of rain in the spring and again in August. There were lighter rains than usual and fresh temperatures over the harvest period and as a result the fruit showed well-balanced acidity and alcohol levels without excessive ripeness.  In 2020 the DO expanded to incorporate 11 municipalities to the north of the capital within El Molar sub-zone. The main grape varieties for growers here are Garnacha for red wines and Malvar for whites and sparkling wines are part of the offering.

Meanwhile this year’s harvest across Castilla-La Mancha is reported to be 23 million hectolitres (wine and must), slightly below the average of recent years and representing just over half of Spain’s total for 2020.

Vinos de Madrid: 11 million kg (estimate)

• Catalonia and the South-East

Wine harvest in Spain. Photo: @ICEX

More rain was welcome in the Catalan regions but the intensity took its toll. Falset in Montsant had 622mm of rain in 2020 compared to 194mm in 2019. Here and elsewhere mildew was a common problem and responsible for significant losses. It was the main cause of low yields in Montsant where the crop was the smallest to date while Priorat’s crop was also significantly lower than 2019.

Fredi Torres is based at Gratallops in both Priorat and Montsant. “Montsant is flatter and the soils retain water more than those of Priorat which is more protected. The conditions were worse for Montsant,” he said. Torres described summer in the area as “perfect – temperatures were lower [than 2019] and water reserves helped. 2019 was a great vintage but 2020 is fresher, there is more acidity and really good balance. I think it will be better for ageing.” Of the two leading grapes, Garnacha and Cariñena, the former responded better to the conditions while Cariñena was “more sensitive”. “Garnacha is perfect for the extreme Mediterranean climate,” he concluded.

For the wider DO Catalunya, yields were also modest after a series of challenges throughout the growing season. Mildew made life particularly difficult for organic production while early varieties in inland areas fell victim to spring frosts in some cases and the summer drought caused problems for vineyards with sandy soils and poor water retention. Yields across all red varieties were down significantly, especially Merlot and Tempranillo while white varieties fared better, especially local varieties such as Garnacha Blanca, Macabeo (Viura) and Parellada, a late variety which benefited from rainfall on 18-19 September.

Despite low yields, fruit quality was good with balanced alcohol and acidity and generous fruit character. The 2020 vintage also marked a first for the Xarel.lo Rosado grape variety which is now one of the wide variety of grapes grown in Catalunya.

For growers in Mayorca (DO Binissalem) there was some concern over mildew due to rain in May and June and fairly typical high temperatures at the end of June and July respectively led to a prompt start to the harvest with the local red variety Mantonegro representing almost half the crop this year.

In Valencia higher rainfall was welcome after the extremely dry conditions of recent years. There was favourable weather over the harvest period resulting in good yields, around 5% higher than 2019, and “exceptional quality”.

The case was very similar for Jumilla where the local Monastrell grape, a late variety, was well-suited to the weather over the growing period. Here yields were around 15% up on 2019 which led to a higher proportion of high-yielding vineyards not making the grade for DO Jumilla wines this year. The quality of the grapes was described as “magnificent” – for many this harvest was the best for many years.
 
Catalunya: 32.3 million kg.
Montsant: 5.5 million kg
Priorat: 4.1 million kg
Binissalem (Mayorca): 1 million kg, 26% less than 2019. Local varieties such as the red Callet fared better.
Valencia: 70 million kg (estimate)
Jumilla: yields were generous; total crop figure unavailable for this report (see above)

• Jerez:

For Jerez the 2020 harvest was low-yielding and a little lower than last year which was also modest.  This was due to a very dry autumn and winter before abundant spring rains. Here too growers had to work intensely in the vineyard against mildew and oidium. Vine development continued to advance rapidly in the early part of summer which featured “extremely hot weather” and it was noted that fruit ripeness could vary quite significantly, even in the same plot. The first Palomino grapes were gathered in the Macharnudo area on August 5th with cooler temperatures keeping alcohol to favourable levels as the month progressed.  

Jerez: 53.4 million kg



Text: Patricia Langton foodswinesfromspain.com/


Informe: Vendimia 2020 de España

Múltiples desafíos en el camino, pero optimismo sobre la calidad a medida que avanzaba la cosecha.

El año 2020 destacará en la memoria de los viticultores y bodegas españoles por dos retos principales: uno relacionado directamente con el viñedo – mildiu; el segundo, relacionado con Covid-19 y su impacto en todos los aspectos de la vida laboral de un productor de vino, desde el viñedo hasta la comercialización.

El clima trajo muchos desafíos durante el año y muy pocas regiones se salieron bien.

Fue un año mucho más húmedo, especialmente para las regiones costeras, y las generosas lluvias primaverales coincidieron con temperaturas más cálidas de lo habitual. Esto proporcionó las condiciones ideales para el mildiú que requirió un trabajo intenso en el viñedo, pero en última instancia, esto afectó más el rendimiento que la calidad. Finalmente, el clima más seco y las temperaturas más altas del verano hicieron que el moho retrocediera.

Cada etapa del desarrollo de la vid tuvo lugar antes de lo habitual y las fechas de cosecha fueron generalmente hasta 14 días antes en comparación con un año típico. Unos días de lluvia favorecieron las últimas etapas del período de maduración para muchas regiones sin interrumpir la cosecha. Una excepción a esto fue la Ribera del Duero, donde la lluvia provocó frecuentes pausas en la vendimia y difíciles decisiones sobre si recoger o esperar.

Dado el difícil mercado del vino tanto en el mercado nacional como en el extranjero, las autoridades de algunas regiones actuaron para evitar un stock excesivo. En Rioja los rendimientos se limitaron al 90% de la producción potencial y se suspendieron las nuevas plantaciones.
Entonces, ¿qué tipo de vinos podemos esperar? La mayoría de los enólogos describen un estilo más sobrio en tintos y blancos con buena frescura y un carácter frutal vivo y posiblemente más potencial de envejecimiento que los vinos más ricos de 2019.

Cosecha de España en 2020 (estimación): 43,2 millones de hectolitros, vino y mosto. La cosecha fue más generosa que el año pasado y cercana a la media de los últimos años. (Fuente: Observatorio Español del Mercado del Vino, www.oemv.es).

Por las regiones:

• Galicia:


Para los productores de las Rías Baixas, el período primaveral fue particularmente desafiante. Hubo mucha lluvia y las temperaturas primaverales fueron más altas de lo habitual, lo que provocó una brotación temprana y proporcionó las condiciones ideales para el moho y la pudrición negra. Los problemas comenzaron temprano, a menudo sorprendiendo a los productores y, en algunos casos, se perdió hasta el 50% de la cosecha.

Eulogio Pomares de Bodegas Zárate dijo: “El invierno no fue muy frío y los primeros ataques llegaron temprano, antes de la floración, estamos más acostumbrados a problemas en una fecha posterior”. Luego todo cambió: “El verano fue seco, bastante caluroso a veces para esta región atlántica, y teníamos algunas preocupaciones por la falta de agua”.

A fines de agosto llovió, llovió mucho: “En ese momento estábamos preocupados por la botritis, pero el resto de septiembre estuvo bien y pudimos cosechar sin interrupciones”, agregó.

“Como cosechamos bastante temprano, los vinos tienen un alcohol ligeramente más bajo en comparación con el año pasado; 2019 fue alrededor de medio grado más alto y más maduro. Me gusta la calidad y la madurez de 2020; los vinos muestran un buen equilibrio. Creo que esta añada será más para beber antes ”, concluye.

En términos de rendimiento, la cosecha total de las Rías Baixas es ligeramente superior a la modesta 2019.

Monterrei registró su cosecha más alta hasta la fecha gracias a un clima favorable a fines de agosto y septiembre. Esto permitió que la cosecha se realizara a un ritmo constante y que cada variedad alcanzara la madurez óptima entre las variedades blancas y tintas.

La ubicación de los viñedos de Ribeira Sacra , típicamente en pendientes pronunciadas y más hacia el interior, salvó a esta región de los estragos del moho que experimentaron otras regiones, al menos a principios de la primavera. Apropiadamente titulado “La Vendimia del Vértigo”, el informe regional afirma que el rendimiento de la cosecha estuvo en línea con las expectativas para la Ribeira Sacra, donde los vinos tintos son el foco principal, en particular Mencía.

Para el interior de Valdeorras , si bien los rendimientos fueron algo más bajos que en 2019, hay entusiasmo por la calidad. Godello maduró bien con niveles potenciales de alcohol de 13-14º, mientras que la acidez fue un poco más alta que en los últimos años, todo con buen cuerpo para vinos de alta calidad que normalmente se someten a crianza sobre lías.

Rías Baixas: 34,5 millones de kg, casi exclusivamente Albariño
Monterrei: 5,7 millones de kg, mayoritariamente Godello y Treixadura
Ribeiro: 9,4 millones de kg
Ribeira Sacra: 5,2 millones de kg (Mencía 4,3 millones de kg)
Valdeorras: 5,5 millones de kg (Godello 3,5 millones de kg)

• Castilla y León:

Para el Bierzo las tormentas de junio y julio ocasionaron granizo y brotes de mildiu en algunos viñedos. Lo más significativo fue que hubo un clima muy caluroso a mediados de julio que llevó a una fructificación temprana, alrededor de dos semanas antes que en 2019. Para el 24 de agosto, la cosecha ya estaba en marcha y continuó hasta mediados de octubre.

El buen tiempo en las etapas finales de maduración dio como resultado uvas de alta calidad y se espera que los vinos de 2020 estén “bien equilibrados, con mucha fruta y fuertes perfiles varietales”.

La añada 2020 también presenta una serie de cambios que apuntan a sumar diversidad y reconocer la calidad superior del vino: los municipios de Sobrado, Torre del Biero y Tereno se indicarán por primera vez en las etiquetas de los vinos de la DO Bierzo, las variedades tradicionales Estaladiña y Merenzao ahora pueden ser utilizado en la elaboración del vino y el tradicional rojo claro ‘Clarete’ del Bierzo también ha obtenido el sello de aprobación.

Los productores quedaron satisfechos con una cosecha más generosa en Cigales después de unos rendimientos modestos debido al verano seco de 2019. Como en el caso de otras regiones, se requirió un trabajo intensivo en los viñedos, tratando las vides donde sea necesario, asegurando la circulación del aire para mantener la salud de la vid. y poda en verde, para garantizar que se consiguiera la calidad de la uva en el momento de la cosecha. Se espera que los blancos y rosados ​​ofrezcan un buen carácter y estructura frutales, mientras que los tintos de Cigales muestran un fuerte potencial de envejecimiento en roble.

La cosecha de Ribera del Duero fue particularmente desafiante. La lluvia obligó a los recolectores a romper en puntos desde el principio hasta el final que extendieron la cosecha hasta la primera semana de noviembre. Esto llevó a decisiones difíciles sobre si recolectar temprano o esperar con la esperanza de obtener frutos más maduros o un poco de ambos … La amplia gama de suelos y altitudes de la región significaba que algunos se vieron más afectados por el clima adverso que otros.

En el Sei Soto de gestión familiar en Quintanilla de Arriba (Roa de Duero) Javier Zaccagnini ha conocido años con un clima más extremo: “Tuvimos suficiente lluvia en la primavera para mantener las viñas en funcionamiento durante los meses calurosos del verano y escapamos de la primavera heladas sólo unos pocos grados. Lo que sí fue diferente en relación a los últimos años es que el verano no fue excesivamente caluroso con solo una semana de altas temperaturas y que hubo lluvia durante la cosecha ”. La lluvia durante la cosecha fue la diferencia clave en comparación con otros años y fue “muy fuerte, más de 80 litros en dos días, y las cosas complicaron mucho”.

Una minoría de bodegas cosechadas antes de las lluvias, incluida Sei Soto. “Mi hijo tomó un gran riesgo al decidir cosechar antes de las lluvias … una lluvia ligera habría sido beneficiosa para la calidad, mientras que las lluvias fuertes no lo fueron”. Zaccagnini describió la calidad de las uvas de Sei Soto como “fantástica” y tiene grandes esperanzas en los tintos 2020 de la bodega.

Otros estaban convencidos de que valía la pena esperar, al menos por parte de su cosecha, y el clima inusualmente frío durante la cosecha significaba que no había problemas de podredumbre. En Garmón Continental (Tutela de Duero) el 40% de los viñedos habían sido recolectados antes de las lluvias del 17 al 19 de septiembre, según Mariano García, que ha supervisado muchas añadas en la región. Luego de ese período lluvioso se trajeron uvas de Anguix donde la fruta era “carnosa y con gran profundidad de sabor” y otras como Moradillo de Roa todas con “excelente madurez”.

En términos de rendimiento general, la cosecha de Ribera del Duero es la tercera más grande de la historia de la región, más generosa que la de 2019 y con variedades blancas que ahora forman parte del panorama.

Moviéndose hacia el oeste a Toro, la cosecha fue considerablemente más generosa que el año pasado y por encima del tamaño medio de los últimos años para el tinto Tinta de Toro (una versión regional de Tempranillo). Esto se debió a una mayor precipitación y a que no hubo contratiempos importantes relacionados con el clima durante el período primaveral: no hubo heladas pero, al igual que en otros lugares, se requirió un trabajo intenso en el viñedo para mantener a raya las enfermedades. Una tormenta en mayo causó daños menores en algunos viñedos. Al describir el desafío en el punto de cosecha en Bodegas Mauro (San Román), a mediados de noviembre Mariano García dijo: “Queríamos una buena madurez aromática y extracción de fruta fresca. Para lograrlo, hicimos una vendimia temprana y dimos a los vinos una extracción ligera y maceraciones cortas ”. Los primeros signos se veían muy prometedores con los vinos jóvenes “mostrando elegancia, finura y gran potencial de envejecimiento”, concluyó.

En la vecina Rueda, la atención se centra casi en su totalidad en la variedad blanca Verdejo. En Bodegas Menade la viticultura ecológica ya está bien implantada y el habitual “control estricto” era fundamental durante una primavera especialmente lluviosa. Según Marco Sanz los rendimientos aquí fueron bastante típicos este año y Verdejo en las primeras etapas de vinificación mostró una buena acidez y ofrece el potencial para vinos con estructura y longevidad.

Belondrade y Lurtón, La Seca, Jean Belondrade dijo que la cantidad de lluvia era inusual para la región y que era fundamental adaptarse a las condiciones y actuar a tiempo en sus viñedos que se encuentran en viticultura orgánica. Las temperaturas de verano también fueron bastante altas, lo que provocó un comienzo temprano de la cosecha. Ve un estilo más sobrio que emerge después del carácter “generoso” de la cosecha 2019. “Los mostos [2020] son ​​impresionantemente frescos con alcohol y aromas equilibrados. Los vinos me recuerdan a la añada 2013, tienen un estilo más atlántico y buenas perspectivas de crianza ”.

La añada 2020 en Rueda verá los primeros vinos con la denominación Gran Vino de Rueda, una nueva categoría de vinos de viñedos de 30 o más años. La medida está diseñada para proteger viñedos más viejos y mejorar la reputación de la región por sus vinos de mayor calidad.

Bierzo: 10,8 millones de kg (Mencía 8,6 millones de kg)
Cigales: 8,2 millones de kg, mayoritariamente Tempranillo
León: 2,8 millones, mayoritariamente Prieto Picudo
Ribera del Duero: 123 millones de kg (Blancos: 1,5 millones de kg incluyendo Albillo Mayor)
Rueda: 112,8 millones de kg ( Verdejo 98,2 millones de kg)     
Tierra del Vino de Zamora; 717.582 kg
Toro: 20,6 millones de kg (principalmente Tinta de Toro)

• El Norte:

Navarra se salvó de las graves enfermedades fúngicas que azotaron otras regiones y contribuyeron a que la cosecha fuera más generosa que en 2019.

Adriana Ochoa de Bodegas Ochoa (Olite) dijo: “No llovió mucho de abril a octubre, y fue lo mismo en la mayor parte de la región, fue bastante seco y caluroso. No hubo mucha preocupación por las enfermedades, pero hubo algunos brotes de mildiú en junio debido a la lluvia en el momento equivocado “.

Estaba bastante preocupada por la velocidad de madurez a principios del verano, pero luego se desaceleró antes de un inicio rápido de la cosecha el 24 de agosto. Con la excepción de una semana muy calurosa en septiembre, las temperaturas fueron relativamente frescas durante el período de cosecha sin lluvias problemáticas.

Considera que 2020 es un “año fuerte para las variedades tradicionales” con “Tempranillo sorprendente, complejo y aromático” y “Garnacha muy brillante”. A mediados de noviembre, las uvas Moscatel de cosecha tardía de Ochoa se estaban recolectando en un clima seco y frío sin botritis a la vista.

Rioja fue testigo de un año extremadamente difícil con un clima adverso en toda la región y poco respiro hasta la segunda mitad de la vendimia cuando llegaron las temperaturas más frescas.

María José López de Heredia describe probablemente uno de los años más difíciles de la historia de su bodega familiar que se remonta a 1877 en la Rioja Alta. Como ella explicó: “Los problemas comenzaron en la primavera con tormentas muy fuertes y frecuentes – tres de ellas con granizo – que llevaron al moho que afectó severamente la cantidad de producción – no se ha visto un clima tan ‘perfecto’ para el moho aquí desde 1941! “

A mediados del verano, las cosas se veían mucho mejor en el viñedo gracias a la llegada de un clima más cálido. Pero esto también aceleró el crecimiento, que ya era bastante rápido. Continuó: “En la segunda semana de septiembre hubo una segunda ola de calor que provocó la uva de uva en las vides que estaban muy expuestas al sol, en áreas donde habíamos hecho podas verdes para ventilar y evitar el moho, por lo que los niveles más altos de alcohol nos obligaron a empezar a recoger muy temprano el 17 de septiembre y eso es muy inusual para nosotros “.

Finalmente las cosas mejoraron cuando las temperaturas nocturnas bajaron considerablemente y hubo algo de lluvia: “Normalmente, la lluvia no es bienvenida durante la cosecha, pero este año ayudó a ralentizar la tasa de concentración de azúcar permitiendo un muy buen desarrollo fenólico… el nivel y el equilibrio de acidez mejorada durante la vendimia, especialmente en las variedades de uva de ciclo más largo ”. Ella concluyó: “Nuestro rendimiento de cosecha ha sido promedio: el mildiú causó daños durante la polinización, pero no afectó a la baya una vez que se formó. Nuestra cosecha fue buena y en algunas parcelas muy buena con fruta rica, aromática y con sabores fuertes ”.

En Bodegas Palacios en Álfaro, Rioja Oriental, apareció el mildiú después de lluvias constantes y temperaturas cálidas de primavera que llevaron a una alta humedad. Esto dejó al equipo luchando con la plaga de hongos en viñedos orgánicos, una batalla que finalmente ganaron. Álvaro Palacios dijo: “Nunca había conocido el moho tan mal. Tuvimos que trabajar muy duro en el viñedo, pero podíamos trabajar de forma orgánica ”. A mediados de junio cesó la lluvia y las condiciones cálidas y secas favorecieron la maduración de varias parcelas de Garnacha, que ahora se cultiva casi exclusivamente aquí tras el retorno a las variedades tradicionales de la zona. Palacios se mostró satisfecho con la cosecha de 2020 a pesar de las dificultades: “Conseguimos fruta realmente sana, los vinos se ven increíbles con gran frescura … están muy concentrados y con mucho sabor”.

    Navarra: 74 millones de kg
    Rioja: 409,9 millones de kg (363,7 millones de tinto; 46,3 millones de blanco)

• Aragón:

Las fortunas fueron bastante desiguales en los viñedos de Aragón en términos de rendimiento y los volúmenes del norte del Somontano se vieron afectados por el clima adverso mucho más que en otras áreas. Aquí las variedades blancas, incluidas Gewürztraminer y Chardonnay, resistieron la tormenta mientras la lluvia, las heladas primaverales y el granizo de principios de verano afectaron a las variedades tintas como Cabernet Sauvignon y Merlot.

Mientras tanto, en Campo de Borja, el período de floración se describió como “excepcional y muy uniforme” en todas las variedades, incluida la uva principal, Garnacha, y presagiaba buenos rendimientos finales decentes que fueron significativamente más altos que el año pasado en el momento de la cosecha. 

Los rendimientos también fueron muy altos en Cariñena este año, mientras que la calidad de la fruta se describió como “excelente” para las principales variedades Garnacha, Tempranillo y Cabernet Sauvignon.

Calatayud: 12,5 millones de kg
Campo de Borja: 35,5 millones de kg
Cariñena: 91,8 millones de kg; 60% más que el año pasado
Somontano: 15,2 millones de kg

• Vinos de Madrid y Castilla-La Mancha

Las temperaturas primaverales fueron más bajas que en otras zonas de Vinos de Madrid y las heladas primaverales dañaron las variedades tempranas en algunas zonas. Pero hubo mucha lluvia en la primavera y nuevamente en agosto. Hubo lluvias más ligeras de lo habitual y temperaturas frescas durante el período de cosecha, por lo que la fruta mostró una acidez y niveles de alcohol bien equilibrados sin una madurez excesiva. En 2020 la DO se expandió para incorporar 11 municipios al norte de la capital dentro de la subzona El Molar. Las principales variedades de uva para los viticultores aquí son Garnacha para los tintos y Malvar para los blancos y los vinos espumosos forman parte de la oferta.

Mientras tanto, la cosecha de este año en Castilla-La Mancha se sitúa en 23 millones de hectolitros (vino y mosto), ligeramente por debajo de la media de los últimos años y representa algo más de la mitad del total de España para 2020.

Vinos de Madrid: 11 millones de kg (estimación)

• Cataluña y sureste

Más lluvia fue bienvenida en las regiones catalanas, pero la intensidad pasó factura. Falset en Montsant tuvo 622 mm de lluvia en 2020 en comparación con 194 mm en 2019. Aquí y en otros lugares, el moho fue un problema común y responsable de pérdidas significativas. Fue la principal causa de los bajos rendimientos en Montsant, donde la cosecha fue la más pequeña hasta la fecha, mientras que la cosecha del Priorat también fue significativamente menor que en 2019.

Fredi Torres tiene su base en Gratallops tanto en el Priorat como en el Montsant. “El Montsant es más llano y los suelos retienen más agua que los del Priorat, que está más protegido. Las condiciones eran peores para el Montsant ”, dijo. Torres describió el verano en la zona como “perfecto: las temperaturas fueron más bajas [que en 2019] y las reservas de agua ayudaron. 2019 fue una gran añada pero 2020 es más fresca, hay más acidez y muy buen equilibrio. Creo que será mejor para el envejecimiento “. De las dos uvas punteras, Garnacha y Cariñena, la primera respondió mejor a las condiciones mientras que Cariñena fue “más sensible”. “La garnacha es perfecta para el clima mediterráneo extremo”, concluyó.

Para la DO Catalunya en general , los rendimientos también fueron modestos después de una serie de desafíos a lo largo de la temporada de cultivo. El mildiú hizo la vida particularmente difícil para la producción orgánica, mientras que las variedades tempranas en áreas del interior fueron víctimas de las heladas primaverales en algunos casos y la sequía del verano causó problemas a los viñedos con suelos arenosos y poca retención de agua. Los rendimientos en todas las variedades tintas se redujeron significativamente, especialmente Merlot y Tempranillo, mientras que las variedades blancas obtuvieron mejores resultados, especialmente las variedades locales como Garnacha Blanca, Macabeo (Viura) y Parellada, una variedad tardía que se benefició de las lluvias del 18 al 19 de septiembre.

A pesar de los bajos rendimientos, la calidad de la fruta fue buena con un equilibrio de alcohol y acidez y un generoso carácter frutal. La añada 2020 también marcó una novedad para la variedad de uva Xarel.lo Rosado, que ahora forma parte de la amplia variedad de uvas que se cultivan en Catalunya.

Para los productores de Mayorca ( DO Binissalem ) hubo cierta preocupación por el mildiú debido a las lluvias en mayo y junio y las altas temperaturas bastante típicas a finales de junio y julio respectivamente llevaron a un inicio rápido de la cosecha con la variedad roja local Mantonegro representando casi la mitad de la cosecha de este año.

En Valencia, las lluvias más altas fueron bienvenidas después de las condiciones extremadamente secas de los últimos años. Hubo un clima favorable durante el período de cosecha que dio como resultado buenos rendimientos, alrededor de un 5% más que en 2019, y una “calidad excepcional”.

El caso fue muy similar en Jumilla, donde la uva local Monastrell, una variedad tardía, se adaptó bien a la climatología durante el período de crecimiento. Aquí, los rendimientos aumentaron alrededor del 15% con respecto a 2019, lo que llevó a una mayor proporción de viñedos de alto rendimiento que no alcanzaron la calificación para los vinos de la DO Jumilla este año. La calidad de las uvas se describió como “magnífica”; para muchos, esta cosecha fue la mejor en muchos años.
 
Catalunya: 32,3 millones de kg.
Montsant: 5,5 millones de kg
Priorat: 4,1 millones de kg
Binissalem (Mayorca): 1 millón de kg, un 26% menos que en 2019. Variedades autóctonas como el tinto Callet obtuvieron mejores resultados.
Valencia: 70 millones de kg (estimación)
Jumilla: los rendimientos fueron generosos; cifra total de cultivos no disponible para este informe (ver arriba)

• Jerez:

Para Jerez, la cosecha de 2020 fue de bajo rendimiento y un poco más baja que la del año pasado, que también fue modesta. Esto se debió a un otoño e invierno muy secos antes de las abundantes lluvias primaverales. También aquí los viticultores tuvieron que trabajar intensamente en el viñedo contra el mildiú y el oidio. El desarrollo de la vid continuó avanzando rápidamente a principios del verano, que presentó un “clima extremadamente caluroso” y se observó que la madurez de la fruta podía variar de manera significativa, incluso en la misma parcela. Las primeras uvas Palomino se recolectaron en la zona de Macharnudo el 5 de agosto con temperaturas más frescas que mantuvieron el alcohol en niveles favorables a medida que avanzaba el mes.  

Jerez: 53,4 millones de kg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *