Informe Noruega(Spanish)

  • ¿Qué es el modelo de Noruega?
  • Grupo EFTA/EEE
  • Relaciones Noruega-Unión Europea
  • Programas de la Unión Europea del que forma parte
  • Características del debate
  • Imagen comercial
  • Estadísticas sobre Noruega 
  • ¿Por qué Noruega se resiste a la adhesión a la Unión Europea?
  • RÉGIMEN ARANCELARIO Y REGLAMENTACIÓN
    • Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones
    • Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros
    • Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado
    • Barreras comerciales a bienes y servicios españoles
    • Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación
  • BARRERAS
    • Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones
    • Altos aranceles en productos agrícolas
    • Monopolio en la Distribución de Vinos y Bebidas Alcohólicas
  • Régimen de comercio exterior. Tramitación de las importaciones
  • Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros
  • Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado
  • Barreras de entrada para bienes y servicios españoles
  • Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

¿Qué es el modelo de Noruega?

El modelo de Noruega incluye a dos organizaciones europeas clave: el Acuerdo Europeo de Libre Comercio (EFTA) y el Espacio Económico Europeo (EEA). Noruega, junto a Liechtenstein e Islandia, es miembro de ambas.

Grupo EFTA/EEE

La Asociación Europea de Libre Comercio (European Free Trade Association, EFTA, por sus siglas en inglés) es una organización intergubernamental para la promoción del libre comercio y la integración económica en beneficio de sus Estados miembros. Fue fundada por siete países: Austria, Dinamarca, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza y Reino Unido, que firmaron en 1960 la Convención EFTA. A estos se unieron más tarde: Finlandia (1961), Islandia (1970) y Liechtenstein (1991). Reino Unido, Dinamarca Portugal, Austria, Finlandia y Suecia abandonaron progresivamente la Asociación para integrarse en el proyecto comunitario (la Comunidad Europea o la Unión Europea, según el momento de la integración de estos países). Actualmente la EFTA está constituida por cuatro Estados: Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza. Los 4 países aplican el acervo del Acuerdo Schengen.

En 1992, la Comunidad Europea y los siete países que entonces conformaban la EFTA firmaron el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (EEE), que entró en vigor en 1994. Suiza, sin embargo, votó en contra de la firma en un referéndum y no forma parte del EEE. Los diez nuevos Estados miembros de la UE que se adhirieron a la UE, el 1 de mayo de 2004, pasaron automáticamente a formar parte del EEE, al igual que Bulgaria y Rumanía, en 2007, y Croacia, en 2013. En la actualidad el EEE está formado por la UE, Noruega, Islandia y Liechtenstein.

El Acuerdo del EEE amplía a los miembros de la EFTA los derechos y las obligaciones del mercado interior de la UE. El EEE incorpora las cuatro libertades del mercado interior (libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales) y las políticas conexas (competencia, transportes, energía y cooperación económica y monetaria). Además, el Acuerdo incluye políticas horizontales estrictamente vinculadas a las cuatro libertades: las políticas sociales (como la salud y la seguridad en el trabajo, el Derecho del trabajo y la igualdad de trato entre hombres y mujeres); las políticas de protección de los consumidores, medio ambiente, estadística y Derecho de sociedades; y varias políticas de acompañamiento, como las relacionadas con la investigación y el desarrollo tecnológico.

No incluye, sin embargo, disposiciones vinculantes en determinadas políticas de la UE, esto es, en materia de la unión aduanera, la política comercial común, política agrícola común, la política pesquera común, política exterior y de seguridad, justicia y asuntos interiores, y la unión económica y monetaria.


Relaciones Noruega-Unión Europea

Noruega no es un Estado miembro de la Unión Europea (UE), pero es, en efecto, necesario para adoptar alrededor del 20 % de los actos jurídicos de la Unión Europea debido a su participación en el Espacio Económico Europeo (EEE), a través de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC). Además, Noruega ha decidido participar en muchos de los programas, las instituciones y actividades.1​ El fundamento de las relaciones de Noruega con la Unión Europea se establece en su pertenencia al Espacio Económico Europeo (EEE). Desde su entrada en vigor en 1994, este acuerdo une a los Estados miembros de la Unión Europea con los que forman la Asociación Europea de Libre Cambio (AELC o EFTA) excepto Suiza, formando un mercado interior común que permite la libertad de personas, bienes, servicios y capitales.

La legislación de la UE relevante para el EEE se incorpora a este acuerdo y se transpone a las legislaciones nacionales. El acuerdo EEE incluye la cooperación en áreas como investigación y desarrollo, educación, política social, medioambiente, protección a los consumidores, empresa, turismo y cultura. Sin embargo, quedan fuera del acuerdo la política agrícola común y las políticas de pesca, la unión aduanera, la política comercial común, la unión económica y monetaria, la política exterior y de seguridad común, y los asuntos de justicia e interior (aunque los países AELC son parte del Espacio Schengen). Por tanto, las leyes en relación con el mercado europeo son de aplicación también en Noruega. Si el país debe solicitar el ingreso en la Unión Europea ha sido uno de los temas más dominantes y divisivos en Noruega debate político y económico desde la Segunda Guerra Mundial.

Historia

En 1963, Noruega y el Reino Unido solicitaron su entrada en la Comunidad Económica Europea (CEE). Cuando Francia rechazó la solicitud del Reino Unido, se suspendieron las negociaciones de adhesión con Noruega, Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido. Esto ocurrió dos veces.2

El gobierno noruego completó sus negociaciones de los términos para el ingreso de Noruega en la Comunidad el 22 de enero de 1972. Tras una abrumadora mayoría parlamentaria en favor de la adhesión a la CEE en principios de 1972, el Gobierno decidió someter la cuestión a un referéndum popular, programado para el 24 y el 25 de septiembre.3​ El resultado fue que el 53,5 % votó en contra del ingreso y 46,5 % a favor.2​ El Gobierno de Noruega del Partido Laborista liderado por Trygve Bratteli dimitió por el resultado del referéndum, y un Gobierno de coalición liderado por Lars Korvald le sustituyó.4

Pese a los resultados del referéndum, Noruega suscribió un Acuerdo Preferencial con la CEE. Dicho acuerdo comercial permaneció en vigor hasta que Noruega se unió al Espacio Económico Europeo en 1994.

El 28 de noviembre de 1994, se celebró otro referéndum de adhesión a la ya UE. El margen de rechazo disminuyó, pero ofreció el mismo resultado: 52,2 % se opuso a la integración y el 47,8 % voto a favor.5​ Actualmente no hay planes para presentar otra solicitud de adhesión.

Desde 2009, Noruega ha decidido participar en proyectos de la UE y su contribución financiera total relacionado con el acuerdo sobre el EEE consta de contribuciones relacionadas con la participación en estos proyectos (Acuerdo de Schengen, Europol, Centro de vigilancia de drogas de la UE, Frontex, la Agencia Europea de defensa y los grupos de la Unión) y parte distribuido para proyectos de desarrollo para reducir las disparidades sociales y económicas en la Unión Europea (EEE y Noruega).16​ Los Estados de la AELC-EEE financian su participación en los programas y agencias por un importe correspondiente para el tamaño relativo de su producto interior bruto (PIB) en comparación con el PIB del EEE todo. La participación de EEE AELC es, por tanto, en pie de igualdad con los Estados miembros de la UE. El compromiso de EEE AELC total asciende a 2, 4 % del presupuesto de programa global de la UE. En 2008 contribución de Noruega fue de 188 millones de euros. Durante todo el período de programación 2007-2013, la contribución Noruega se incrementará sustancialmente en paralelo con el desarrollo del presupuesto del programa de la Unión Europea, frente a los 130 millones de euros en 2007 a 290 millones de euros en 2013. Para los EEE y subvenciones de Noruega de 2004 a 2009, Noruega está proporcionando casi 1,3 millones de euros.78

Programas de la Unión Europea del que forma parte

Además de formar parte del Acuerdo Schengen, así como de Europol y Eurojust y el programa estudiantil Erasmus.

Características del debate]

Debido a estas posiciones, en gran medida atravesadas por fronteras ideológicas, diversos partidos políticos han abordado la cuestión de diferentes maneras. El Partido ha mantenido la posición contraria a la pertenencia, y aunque partidos como el Partido Conservador y el Partido Laborista apoyaron la pertenencia en su plataforma, existieron siempre minorías que se opusieron. Más dramáticamente, el Partido Liberal, se vio dividido sobre la cuestión en 1972 en la Conferencia de Røros y no volvió a unificarse hasta 1989.

La adhesión a la UE cruza el eje de izquierda-derecha tradicional en la política Noruega. Dado que el Partido Laborista perdió su dominio en la política de ese país, todos los gobiernos han sido una coalición de varios partidos políticos. Porque la cuestión de la adhesión de EU implicaría romper cualquier coalición de Gobierno concebible (excepto tal vez una coalición arco iris formada por los laboristas y los conservadores), ningún Gobierno ha planteado al tema y ningún partido de la oposición ha declarado ningún deseo de hacerlo tampoco.

Desacuerdos sobre esta cuestión se han conocido para crear la división dentro de las familias y las comunidades locales. Aunque hay un patrón general que indica que las comunidades urbanas están a favor de pertenencia y las comunidades rurales no, ha habido voces de las minorías en todos los ámbitos de Noruega.

Lo que complica el asunto ha sido que una gran variedad de factores políticos y emocionales se han planteado en el debate. Socialistas radicales se oponen a la adhesión debido a una oposición a las fuerzas económicas y políticas conservadoras que les preocupan dentro de Europa; oponentes a la derecha están preocupados por una violación de la cultura Noruega; y otros se oponen en principio a comprometer la soberanía Noruega.

Muchos observadores sintieron que el partido malinterpretó la situación cuando interpretaron la estrecha mayoría contra la pertenencia en 1994 como un respaldo de plataforma general del partido. Partido política sigue ser confundido por este problema, y la mayoría de los gobiernos tiende a evitarlo.

Posiciones de los partidos políticos noruegos a la pertenencia[editar]

Actualmente, las partes que apoyan o se oponen a la adhesión a la Unión Europea pueden encontrarse en coaliciones tanto de derecha como de izquierda: como resultado de ello, la mayoría de los gobiernos contiene elementos pro y anti-UE. Para evitar un nuevo debate sobre UE, los contrarios a la UE suelen requerir “párrafos de suicidio” en los acuerdos de la coalición de Gobierno, lo que significa que si algún partido de la coalición comienza oficialmente un nuevo debate sobre Unión Europea, el Gobierno caerá. Esto ha sido así para el anterior gobierno de Kjell Magne Bondevik de centro-derecha, el gobierno de centro-izquierda de Jens Stoltenberg y el actual gobierno liberal-conservador de Erna Solberg. Las últimas elecciones generales (2009) vieron un incremento en el apoyo a las dos fuerzas europeístas, el Partido Laborista (Gobierno) y el partido conservador (oposición), mientras que las fuerzas euroescépticas (ambos en la coalición gobernante y en la oposición) se han estancado.

Sondeo de opinión

El promedio de los sondeos de opinión demuestra que, aparte de un período favorable a la adhesión a la UE (alrededor de los años 2003-2004), con un máximo comprendido entre finales de 2002 y principios de 2003 de un 60-65% favorable la incorporación, los partidarios del “no” han ostentado la mayoría durante los últimos años. De 2005 en adelante, los euroescépticos gozan un aumento constante en apoyo, con un promedio de más del 60% que no desean la adhesión a la UE en las últimas encuestas. En abril de 2009, una consultora demoscópica acreditó una mayoría partidaria del “no” durante 50 meses consecutivos.

 


La EFTA está compuesta por estos 3 países, además de Suiza. Los 4 países comercian entre ellos en tanto que el grupo tiene acuerdos conjuntos de libre comercio con varios países extracomunitarios, como Canadá, México y otros.

El EEE, por su parte, se refiere a la colaboración entre los países miembros de la UE junto a 3 países de la EFTA, Noruega, Islandia y Liechtenstein. Todos los países miembros del Espacio Económico, incluidos los miembros de la EFTA, disfrutan de un acceso completo al mercado común europeo.

La entrada en el EEE solo está disponible a los países miembros de la UE o de la EFTA. De este modo, si se aplica un Brexit al estilo noruego, Reino Unido debería dejar la UE, unirse a la EFTA y, por lo tanto, convertirse en el socio número 31 del EEE.

Noruega

Noruega es miembro de la Asociación Europea de Libre Comercial desde 1960, y uno de los pocos países de Europa central y occidental que optaron por permanecer fuera de la UE (decisión votada por consulta popular en 1972 y en 1994).

Las relaciones de Noruega con la UE se rigen por el Acuerdo del Espacio Económico Europeo (EEE), firmado entre la Unión Europea y la EFTA en 1992, y en vigor desde enero de 1994. El acuerdo implica la participación de Noruega, Islandia y Liechtenstein en el mercado interior de la UE (libre circulación de bienes, servicios, personas y capitales), y la aplicación de las políticas conexas y otras políticas horizontales (ver apartado general sobre el EEE).

El Acuerdo del EEE no incluye la liberalización del comercio de la mayoría de los productos agrícolas ni los de la pesca, aunque sí contempla disposiciones para incrementar el grado de liberalización en el comercio bilateral de productos agrícolas. En este marco, la UE y Noruega firmaron, en 2012, un nuevo acuerdo agrícola, que supuso la liberalización adicional del 20% de las exportaciones agrícolas comunitarias a este país. En febrero de 2015, se iniciaron las negociaciones agrícolas bilaterales para aumentar el grado de liberalización en este mercado, y, en diciembre de 2017, se firmó un nuevo acuerdo bilateral UE-Noruega que entró en vigor el 1 de octubre de 2018.

El EEE tampoco cubre los aspectos de la política pesquera común de la UE, aunque sí contiene disposiciones sobre ciertos aspectos del comercio de productos de la pesca. Existe, además, un acuerdo bilateral de pesca UE-Noruega, que se revisa anualmente mediante consultas entre las partes. En 2015, la UE renegoció también con Noruega el Protocolo Adicional al Acuerdo de Libre Comercio, referido al acceso al mercado comunitario de los productos de la pesca noruegos, habiéndose rubricado un nuevo Protocolo con nuevos contingentes para el acceso de determinados productos de la pesca noruegos a la UE.

Adicionalmente, Noruega forma parte también del área Schengen y colabora estrechamente con la UE en materia de política exterior y seguridad.

Las relaciones económicas y comerciales de Noruega con la UE se rigen principalmente por el acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo ( EEE )

 Imagen comercial

  • Noruega es el octavo socio más importante de la UE para el comercio de mercancías.

El comercio de mercancías de Noruega con la UE muestra un déficit de 2500 millones de euros en 2019. Casi el 60% de las exportaciones noruegas van a la UE.

Las exportaciones de la UE a Noruega están dominadas por maquinaria y electrodomésticos, así como por equipos de transporte, mientras que los productos minerales representan casi la mitad de las importaciones de la UE desde Noruega.

  • La inversión extranjera directa es alta y equilibrada entre Noruega y la UE.  
  • Noruega es el octavo socio comercial de la UE en servicios. El saldo del comercio de servicios entre Noruega y la UE es positivo para la UE y bastante estable.

A menos que se indique lo contrario, la “UE” se refiere a todos los años indicados, la actual Unión Europea de 27 Estados miembros.

Fecha de consulta: 22/04/2020


Estadísticas sobre Noruega 

UE y Noruega

Comercio de petróleo y gas

  • Noruega se encuentra entre los 7 principales exportadores mundiales de petróleo crudo. El sector del petróleo y el gas constituye alrededor del 18% del PIB noruego y el 62% de las exportaciones noruegas en 2018.
  • Noruega es la fuente de gas natural más importante de Europa occidental.
  • El gas noruego representa aproximadamente el 31% de las importaciones de gas de la UE (en 2018), y casi todas las exportaciones noruegas van a la UE.

Los principales importadores de gas noruego de la UE son: Alemania, Francia, Reino Unido y Bélgica.

Como Estado miembro del Espacio Económico Europeo , Noruega aplica plenamente todo el acervo comunitario pertinente a las cuatro libertades (libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales), junto con el pertinente a las políticas complementarias (es decir, transporte, competencia, política social, protección del consumidor, medio ambiente, estadísticas y derecho de sociedades).

Como resultado, el acuerdo EEE prevé un alto grado de integración económica, reglas de competencia comunes, reglas para ayudas estatales y contratación pública.

La agricultura y la pesca no están cubiertas por el Acuerdo EEE . Sin embargo, su artículo 19 destaca el compromiso de las partes con la liberalización progresiva del comercio agrícola, que se logra mediante la celebración de acuerdos separados sobre esa base.

Como miembro de la Asociación Europea de Libre Comercio ( EFTA ), Noruega busca concluir un Tratado de Libre Comercio bilateral en el llamado marco de la EFTA . Esto significa que Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein pueden negociar un acuerdo de libre comercio con un tercer país respectivo a través de la AELC .

¿Por qué Noruega se resiste a la adhesión a la Unión Europea?

Noruega, un Estado cuya integración en algunas políticas europeas es notable, no ha alcanzado el punto de encuentro entre las intenciones de los gobiernos de adherirse a la Unión Europea, y el continuo rechazo de la ciudadanía, que ha renunciado por medio de referéndum en dos ocasiones a su pertenencia a la UE.

 El petróleo transforma Noruega

Hasta el final de la primera guerra mundial, Noruega era uno de los países más pobres de Europa, en el que la agricultura, la ganadería y la pesca eran la fuente principal de ingresos. A principios del siglo XX, este país descubre el potencial del agua y utiliza la hidroelectricidad para desarrollar la industria, que se convierte en la principal fuente de energía de Noruega. Más tarde, en la década de 1950, el desarrollo de la industria química y la explotación de minerales provocan un auge económico en el país nórdico. Sin embargo, ha sido el descubrimiento de los yacimientos de petróleo en el Mar del Norte en 1969 y explotados durante los años 1970, lo que ha hecho de Noruega uno de los países más ricos del mundo, con un PIB por habitante de 62.400 euros y ocupando el primer puesto mundial en el índice de desarrollo humano.

Noruega considera su éxito económico no sólo a su potencial energético, sino a la forma en la que esos recursos han sido administrados. Gracias a estos ingresos, este país cuenta con el segundo mayor fondo soberano del mundo, que gestiona 740.000 millones de dólares, lo que correspondería a 150.000 dólares a cada ciudadano noruego, una cifra que le ha permitido al país escandinavo reembolsar la totalidad de su deuda.  Además, el gobierno destaca el modelo noruego de administrar la renta de los recursos petrolíferos: incluso si la empresa encargada de explotar los recursos no es noruega, los beneficios por esta explotación son propiedad de la nación. El petróleo representa para Noruega el 80% de sus exportaciones y, sin pertenecer a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), representaba en 2012 el séptimo exportador mundial de petróleo, así como el segundo de gas natural.

 Noruega busca su lugar en Europa

En abril de 1962, Noruega solicita por primera vez su adhesión a la Comunidad Económica Europea (CEE), un año después de hacerlo Irlanda, Reino Unido y Dinamarca. Sin embargo, las negociaciones con los cuatro Estados candidatos se detienen debido a las reticencias del presidente francés, el General Charles de Gaulle, a la adhesión británica. A pesar de ello, estos cuatro países insisten en su vocación europea volviendo a solicitar su entrada en la Comunidad en 1963, llegándose a firmar los tratados de adhesión en enero de 1972. Sin embargo, al contrario que el caso de Irlanda, Reino Unido y Dinamarca, que ratifican estos tratados y se adhieren a la CEE en 1973, el 53,5% de los noruegos lo rechaza en un referéndum en 1972. A pesar del “no” por parte de los ciudadanos, el país escandinavo no desecha la opción de la adhesión y vuelve a solicitarla en 1992, abriéndose un año después las negociaciones. Un nuevo referéndum con resultado negativo en 1994 (el 52,2% vota “no”)  detiene los avances de Noruega en su camino hacia la Unión Europea.

Actualmente, el fundamento de las relaciones de Noruega con la Unión Europea se establece en su pertenencia al Espacio Económico Europeo (EEE). Desde su entrada en vigor en 1994, este acuerdo une a los Estados miembros de la Unión Europea con los que forman la Asociación Europea de Libre Cambio (AELC o EFTA) excepto Suiza, formando un mercado interior común que permite la libertad de personas, bienes, servicios y capitales. La legislación de la UE relevante para el EEE se incorpora a este acuerdo y se transpone a las legislaciones nacionales de Noruega, Islandia y Liechtenstein. El país escandinavo también participa en un gran número de agencias y programas de la UE en varios campos y, al pertenecer al EEE y a la AELC, contribuye en materia financiera a la cohesión económica y social de la UE. El acuerdo EEE incluye la cooperación en áreas como investigación y desarrollo, educación, política social, medioambiente, protección a los consumidores, empresa, turismo y cultura. Sin embargo, quedan fuera del acuerdo la política agrícola común y las políticas de pesca (a pesar de que existen disposiciones en varios aspectos), la unión aduanera, la política comercial común, la unión económica y monetaria, la política exterior y de seguridad común, y los asuntos de justicia e interior (aunque los países AELC son parte del Espacio Schengen). Por tanto, las leyes en relación con el mercado europeo son de aplicación también en Noruega

Además de formar parte del Acuerdo Schengen, así como de Europol y Eurojust, Noruega coopera con la UE en misiones policiales como la de Bosnia. El país nórdico también colabora con Frontex en la gestión de las fronteras exteriores de la UE, siendo la frontera de Noruega de gran importancia para la UE, ya que el acuerdo de la Unión Nórdica de Pasaportes suprimió los controles fronterizos entre Noruega y Suecia, por lo que la frontera exterior noruega representa la frontera europea. Cabe destacar, igualmente, que este Estado es considerado por la UE como un país valioso con el que colaborar en importantes políticas, como es el caso de la energía o el cambio climático.

 Pasado y presente: la adhesión tendrá que esperar

Tras las dos consultas a la población noruega en 1972 y en 1994, con resultados negativos, la cuestión de la adhesión a la UE se encuentra aparcada en la política interna noruega. Aunque los partidos políticos siguen haciendo referencia a la cuestión de la adhesión en sus programas, a corto plazo no se convocará un nuevo referéndum, que, con toda probabilidad en un momento en el que Europa pasa por dificultades económicas, volvería a ser rechazado por la población.

No basta con mirar a la actual Noruega y ver en el alto nivel de vida de los ciudadanos la principal causa del rechazo de la población noruega a su pertenencia a la Unión Europea. La memoria reciente del país es clave para entender su resistencia a implicarse más profundamente en la UE.

Tras algunos siglos de unión forzada con Dinamarca y, posteriormente, con Suecia, hasta su independencia en 1905, Noruega ve con desconfianza ya desde principios de siglo XX propuestas como la de Aristide Briand, en 1930, de unión federal europea. Después del Reino conjunto entre Noruega y Dinamarca aunque bajo hegemonía danesa, la dominación sueca, que se extiende de 1814 a 1905, es vista por el pueblo noruego como una humillación. La población noruega estaba compuesta en aquel momento esencialmente por campesinos y no había nobles en el país desde que los daneses dejaron Noruega. Suecia contaba con una importante nobleza, inspirada en la francesa, y despreciaba a los representantes de Noruega que llegaban a Estocolmo, lo cual favorecía el aumento del nacionalismo noruego. Posteriormente, en la Segunda Guerra Mundial, Noruega sufre la ocupación alemana con una posición ambigua por parte sueca. Sin embargo, la forma de percibir el nacionalismo durante la guerra y las consecuencias traumáticas para los principales Estados implicados no eran igual en el caso de Noruega. Por ello, tras 1945, los noruegos no consideraban tan necesario participar en la Europa unida que se estaba creando y olvidar los nacionalismos que habían llevado a los desastres de la guerra.

Actualmente, el rechazo de los noruegos a la adhesión también se explica teniendo en cuenta el alto nivel de bienestar del que disfrutan los ciudadanos de esta nación nórdica. La falta de interés, el miedo a perder soberanía y a que los derechos que hoy disfrutan los noruegos no se vean igualmente representados dentro de la UE; y el riesgo de perder recursos con la adhesión (por ejemplo, en el sector de la pesca), representan, igualmente, razones de peso de la negativa noruega a dar el paso definitivo hacia la Unión Europea.

RÉGIMEN ARANCELARIO Y REGLAMENTACIÓN

  • Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones
  • Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros
  • Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado
  • Barreras comerciales a bienes y servicios españoles
  • Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Régimen de comercio exterior.Tramitación de las importaciones

El sistema de tramitación aduanera en Noruega está basado en el principio de la declaración personal. El importador tendrá que declarar los bienes a las autoridades aduaneras bien mediante una declaración electrónica (EDI), bien rellenando el Single Administrative Document (SAD).

Las autoridades aduaneras tienen la potestad de decidir qué mercancías quieren inspeccionar. La inspección podrá limitarse a los documentos que acompañan a las mercancías o podrá extenderse a las mismas mercancías.

Las autoridades aduaneras noruegas han elaborado manuales en los que se detallan los requisitos necesarios para importar o exportar bienes del país. Dichos manuales (disponibles en la página www.toll.no ) están disponibles sólo en noruego, por lo que se aconseja ponerse en contacto con el despacho de aduanas para realizar las consultas relativas a los bienes que se deseen comerciar.

Cuando se trata de importar dentro de las fronteras de Noruega la documentación requerida es, por lo general el Bill of Landing o el Airway Bill más la factura comercial. El certificado de origen no es necesario salvo que se especifique lo contrario. Para la importación de animales vivos, productos animales o plantas se requiere un certificado sanitario.

Noruega es firmante del Acuerdo de Espacio Económico Europeo con la UE, que cubre productos industriales, pero no agrícolas.

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

El sistema arancelario noruego está basado en el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías firmado el 14 de junio de 1983 en Bruselas, así como en sus protocolos derivados, que ha instituido la comúnmente conocida como nomenclatura HS.

Noruega no cuenta con foreign trade zones y no está previsto el establecimiento de ninguna en un futuro.

En el caso de importaciones procedentes de países del Espacio Económico Europeo, sólo están sujetos a arancel los productos agroalimentarios. Es necesario en todo caso el pago del IVA en el momento de realizar la importación, cuyo tipo general se sitúa en el 25%, aunque se reduce al 15% para productos agroalimentarios y al 12% para el transporte.

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

En Noruega existen diversos organismos encargados de la normalización, la homologación y la certificación. La más importante es Standard Norge que se ocupa de todas las estandarizaciones excepto aquellas que tienen que ver con las telecomunicaciones y con dispositivos electrotécnicos. Es miembro de CEN e ISO.

The Norwegian Electrotechnical Committee (NEK) es responsable de la estandarización en el campo de la electrotécnica y The Norwegian Post and Telecommunication Authority es responsable de la estandarización en el campo de las comunicaciones.

Etiquetado: Por el acuerdo con la Unión Europea, Noruega ha adoptado la normativa sobre etiquetas para los productos vendidos en la UE. La etiqueta ‘CE’ declara que el producto cumple los requerimientos de la UE y las directivas, y por lo tanto permite libre movimiento por las fronteras, sirviendo como pasaporte para el producto. La marca ‘CE’ elimina la necesidad de cada país de la UE o EEA de certificar el producto por sus propios laboratorios. Será la responsabilidad del importador noruego el certificar que el producto cumple la regulación.

Muestras: Noruega es miembro de la convención para facilitar la importación de muestras comerciales. Las muestras pueden ser importadas a Noruega sin aranceles si su valor comercial es pequeño o si han sido fabricadas de modo que no se puedan usar. Si no se cumplen estos requerimientos, las muestras deberán pagar en aduanas. De todos modos, las muestras que sirvan sólo para obtener pedidos de Noruega pueden ser temporalmente exentas del pago.

Se debe describir el producto con detalle en el Cuaderno ATA. Muestras, catálogos fotografías u otras descripciones deben ser enviadas si es posible. La decisión de las aduanas noruegas no es vinculante, pero en la práctica lo es si los bienes se corresponden con los descritos.

No se permite la introducción de muestras en productos agroalimentarios y vino y bebidas alcohólicas, será preciso pagar el correspondiente arancel si las cantidades superan el límite para consumo pesonal vigente (en caso de viajar en el equipaje personal).

En el sector de construcción y otros son de aplicación las normas emitidas por Standard Norsk. DNV es la entidad privada de acreditación más reconocida en Noruega. Es habitual en grandes empresas públicas y privadas usar el sistema de acreditación de Achilles.

Barreras comerciales a bienes y servicios españoles

No se han registrado quejas concretas por parte de los exportadores españoles o importadores noruegos en los últimos años.  Sin embargo, conviene señalar que el mercado noruego es bastante cerrado y oligopolístico y de difícil entrada.

Aunque no sean barreras a productos españoles propiamente dichas, porque se aplican sin discriminación a todos los países, existe un monopolio estatal para la venta minorista de bebidas de más de 4,7 grados de alcohol, vinmonopolet.

Igualmente, se piden una serie de cualificaciones específicas y certificados que se exigen en actividades relacionadas con las licitaciones de obras públicas.

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Noruega es miembro del Espacio Económico Europeo, lo que elimina la práctica totalidad de barreras al comercio dentro del mercado común. No obstante, quedan fuera de este ámbito los productos agroalimentarios. En consecuencia, estos productos tienen que hacer frente a un sistema de licencias de importación con contingentes cuantitativos (véase el caso del queso) y aranceles específicos (difieren sustancialmente según los productos, incluido arancel 0 para muchos productos).

La importación de alimentos debe de realizarse por un importador registrado como tal ante la autoridad pertinente. La importación de vino y bebidas alcohólicas se caracteriza además por estar sujeta a un régimen especial muy restrictivo por motivos de salud pública, estando autorizados únicamente a dicha actividad los importadores registrados como importadores ante el Ministerio de Sanidad. La venta al público de bebidas alcohólicas con un volumen superior al 4,7% sólo está permitida en los puntos de venta del monopolio estatal de vinos (Vinmonopolet). El sector HORECA (hoteles y restaurantes) puede vender bebidas para su consumo dentro de sus instalaciones, contando para ello con la correspondiente licencia.

En ocasiones, no se publican las normas o regulaciones técnicas en noruego e inglés, sino sólo en el idioma local, siendo utilizado este en estos casos como una barrera de entrada al mercado.

Barreras

Altos aranceles en productos agrícolas

 Sectores a los que afecta:

LÁCTEOS 

PRODUCTOS CÁRNICOS 

HORTOFRUTICOLAS, FRESCOS Y CONGELADOS

La exportación de productos agrícolas, tanto básicos como transformados (PATs) a Noruega sigue estando muy limitada por aranceles muy elevados para una gran cantidad de productos, algunos en determinadas temporadas. El Acuerdo del Espacio Económico Europeo (AEEE) en vigor entre la Unión Europea, Noruega, Islandia y Liechtenstein, no incluye el comercio de productos agrícolas básicos ni transformados. No obstante, dicho Acuerdo sí contempla revisiones periódicas entre las Partes, del grado de liberalización comercial, tanto en productos agrícolas básicos (en virtud del artículo 19 del AEEE), como en productos agrícolas transformados (en virtud del protocolo 3).

En este marco, la UE y Noruega han mantenido varios ciclos de negociaciones para aumentar el grado de liberalización del comercio de productos agrícolas, tras las que ambas partes se han concedido mutuamente preferencias comerciales. El último ciclo de negociaciones en relación a los productos agrícolas básicos (art. 19) concluyó con la rúbrica de un nuevo Acuerdo UE-Noruega el 5.4.17. La UE está interesada asimismo en negociar la liberalización del comercio bilateral de PATs, mientras que Noruega no se muestra muy dispuesta.

Los productos agrícolas, tanto básicos como transformados, gravados con aranceles excesivamente elevados en Noruega, son los siguientes:

Animales vivos (con aranceles aplicados máximos que alcanzan hasta el 555% en ciertas aves, y hasta 5000 coronas por cabeza en caballos), carne y despojos de animales de todas las especies, incluido el jamón (hasta el 429%), leche (hasta el 443%), quesos de pasta dura (hasta el 277%), huevos (hasta el 427%), plantas y flores (hasta el 249%), ciertas hortalizas (hasta el 288%), preparaciones para la alimentación animal (hasta el 156%), dextrina, almidones y féculas (hasta el 495%), y otros productos con aranceles elevados, como: margarina, embutidos, ciertas preparaciones y conservas de carne, extractos y jugos de carne, pescado o crustáceos, levaduras, helados, concentrados de proteínas, harinas de carne, y caseína y sus derivados.

En 2018 se produjeron en Noruega 191.999 toneladas de diferentes tipos de hortalizas, incluidas las cultivadas en invernaderos. Esta producción agrícola pudo realizarse a cargo de recibir del presupuesto nacional 10.000 millones de coronas en subvenciones.  Los altos aranceles constituyen una segunda subvención adicional que recibe el sector agrícola noruego.

Impacto

Es difícil cuantificar el impacto de esta medida, aunque se puede realizar una aproximación mediante la consideración del escaso tamaño de la producción noruega de hortalizas y la importancia de nuestras exportaciones al país.  Según estadísticas noruegas, España ha ido aumentando su presencia en el mercado noruego hasta alcanzar una cuota superior al 30% en patatas y tomates. 

Las exportaciones de España de legumbres y hortalizas a Noruega han visto un incremento del 133% entre 2006 y  2018. De esta manera, en 2018, las importaciones noruegas de España alcanzaron un 17 % de total de las importaciones de estos productos y suponen alrededor de 58 millones de euros.

Los sectores cárnicos y lácteo tienen cuotas de mercado más modestas: en el año 2018  los cárnicos supusieron un 6,07% del total de las importaciones de estos productos, mientras que los lácteos fueron solamente un 0,76% (productos lácteos se han importado por un total de 940.000 euros mientras que en cárnicos la cuantía ronda los 4 millones de euros). No obstante, la tendencia de las ventas es ascendente y las cifras han aumentado en un 221% para productos cárnicos y un 150% para los lácteos y huevos. 

Es, por lo tanto, un sector importante dentro del total de nuestras exportaciones al país nórdico y al que hay que prestar atención.

Valoración. Actuaciones y perspectivas

Con estas medidas de corte proteccionista, las autoridades noruegas se acogen a la excepción que les otorga el artículo 19 del Acuerdo del Espacio Económico Europeo.  Aunque se han conseguido algunas reducciones arancelarias y la eliminación de cuotas al comercio agropecuario en las sucesivas rondas de negociación que han tenido lugar, queda aún mucho camino por recorrer y no parece que el Gobierno noruego muestre interés en una total liberalización de estos productos. Quizá se podría negociar con la estacionalidad de algunos de ellos, atendiendo a los intereses noruegos y españoles y conseguir que estos altos aranceles se apliquen sólo en los periodos del año donde existe producción local de sus hortalizas.

Monopolio en la Distribución de Vinos y Bebidas Alcohólicas

Como en otros paí­ses nórdicos (Suecia, Finlandia), Noruega cuenta con un monopolio estatal encargado de gestionar la venta minorista de bebidas alcohólicas de más de 4,7 grados: Vinmonopolet. Esto afecta a vinos y licores, pero no a cervezas, que en su mayorí­a pueden venderse en supermercados.

El Estado controla en torno al 90% de las ventas de vinos y bebidas alcohólicas al por menor, que son las que se realizan a través del monopolio. El 10% de las ventas se realiza ví­a canal Horeca y tiendas Dutyfree (en puertos y aeropuertos).

El canal de acceso a este monopolio está bien definido. Dos veces al año, Vinmonopolet presenta un plan de compra de una gama básica de lotes para el año próximo donde se especifica el origen, la variedad, o los requisitos técnicos exigidos. Este plan de compra se basa en la demanda de los dos últimos años de cada variedad y origen concreto.

Además de la gama básica de lotes existen otras gamas a comercializar: la gama de pedidos (los mayoristas venden productos que, normalmente, no están disponibles en tiendas, asumiendo en este caso ellos el riesgo comercial al tener que mantener el stock), la gama adicional (los mayoristas venden productos no disponibles en Noruega, por pedido) y la gama test (Vinmonopolet permite la venta de un número determinado de nuevos productos en sus tiendas, asumiendo los importadores y mayoristas el riesgo, esta es la ví­a para introducir un nuevo producto en el Vinmonopolet, que podrí­a ser incluido en la lista básica si consigue un volumen mí­nimo de ventas).

El sistema hace que no sea sencillo introducir nuevas variedades y referencias, salvo que se cuente con producto del gusto local y un importador/distribuidor con la estrategia adecuada. El problema surge en ocasiones cuando los requisitos técnicos solicitados por Vinmonopolet en sus licitaciones son más estrictos que en la legislación europea, cosa que el Vinmonopolet justifica por razones comerciales (la demanda del mercado local de ciertos métodos de elaboración o caracterí­sticas del producto). Otro canal alternativo y más laxo para los importadores serí­a la gama de pedidos gracias a la cual los importadores pueden proveer al mercado de todo tipo de productos pese a que la distribución no es automática, lo que supone tomar riesgos y asumir costes (el producto se incluye en el catálogo del Vinmonopolet, pero no está disponible en tienda).

Otra vertiente detectada del problema concierne a la importación de vinos para promoción en Noruega. No se puede importar vino para una cata profesional si no es a través de un importador con licencia (lo que puede resultar paradójico si el objetivo de la cata es promocionar el vino y conseguir importadores). Tampoco se puede importar vino a tal efecto utilizando las posibilidades vigentes para particulares.

Impacto

El vino español actualmente presenta, 1.869 referencias en Noruega, lo que supone el 7,76% del total de las referencias existentes en el mercado. La importación noruega de vino español alcanzó en 2018 un valor de 34,15 millones de euros. 

España es el tercer paí­s exportador de vino a Noruega, después de Francia e Italia, aunque a gran distancia de ellos. Creemos, por tanto, que hay margen para mejorar nuestras exportaciones al paí­s nórdico y este sistema de monopolio de venta tiene un impacto muy negativo al incrementar la complejidad del proceso para introducirse en este mercado..

Valoración. Actuaciones y perspectivas

La estricta regulación noruega de la venta de bebidas con graduación alcohólica superior al 4,7% supone una clara discriminación hacia vinos y licores con respecto a la cerveza. No obstante, en otros paí­ses de la UE como Suecia y Finlandia está permitido este sistema, por lo que no parece viable que se pueda presionar a Noruega para que lo modifique. Noruega considera que la existencia del monopolio y su trato preferencial respecto a la cerveza es una medida de sanidad pública al constituirse en una forma de controlar la calidad y cantidad de alcohol que se consume en el mercado.

Entre 2006 y 2018, el consumo de cerveza pasó en volumen del 75% al 70%, mientras que el de vino aumentó desde el 18% al 21%. En términos de litros de alcohol, el vino ha pasado a suponer el 36%, desde el 31% del total de consumo de alcohol, mientras la cerveza ahora suministra el 44%, desde el 46% de 2006, del volumen total de alcohol que se consume en Noruega.

Es decir, que, a pesar de las mayores restricciones que sufre el vino, para su distribución en Noruega, incrementa su cuota de mercado en este paí­s y, dado que será muy difí­cil eliminar este sistema en Noruega mientras que no lo hagan en los otros paí­ses nórdicos miembros de la UE que cuentan también con monopolio para la venta de vinos, quizás serí­a adecuado favorecer dicha tendencia mediante la petición de una compensación al vino por sus mayores costes artificiales de distribución mediante una menor diferencia en el gravamen que sufre respecto a la cerveza.

Régimen de comercio exterior. Tramitación de las importaciones

El sistema de tramitación aduanera en Noruega está basada en el principio de la declaración personal. El importador tendrá que declarar los bienes a las autoridades aduaneras bien mediante una declaración electrónica (EDI), bien rellenando el Single Administrative Document (SAD).

Las autoridades aduaneras tienen la potestad de decidir qué mercancías quieren inspeccionar. La inspección podrá limitarse a los documentos que acompañan a las mercancías o podrá extenderse a las mismas mercancías.

Las autoridades aduaneras noruegas han elaborado manuales en los que se detallan los requisitos necesarios para importar o exportar bienes del país. Dichos manuales (disponibles en la página www.toll.no) están disponibles sólo en noruego, por lo que se aconseja ponerse en contacto con el despacho de aduanas para realizar las consultas relativas a los bienes que se deseen comerciar.

Cuando se trata de importar dentro de las fronteras de Noruega la documentación requerida es, por lo general el Bill of Landing o el Airway Bill más la factura comercial. El certificado de origen no es necesario salvo que se especifique lo contrario. Para la importación de animales vivos, productos animales o plantas se requiere un certificado sanitario.

Aranceles y otros pagos en frontera. Regímenes económicos aduaneros

El sistema arancelario noruego está basado en el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías firmado el 14 de junio de 1983 en Bruselas, así como en sus protocolos derivados, que ha instituido la comúnmente conocida como Nomenclatura HS.

Noruega no cuenta con foreign trade zones y no está previsto el establecimiento de ninguna en un futuro.

En el caso de importaciones procedentes de países del Espacio Económico Europeo, sólo están sujetos a arancel los productos agroalimentarios. Es necesario en todo caso el pago del IVA en el momento de realizar la importación, un 25% de tipo general, y 15% para productos agroalimentarios.

Normas y requisitos técnicos. Homologación, certificación y etiquetado

En Noruega existen diversos organismos encargados de la normalización, la homologación y la certificación. La más importante es Standard Norge que se ocupa de todas las estandarizaciones excepto aquellas que tienen que ver con las telecomunicaciones y con dispositivos electrotécnicos. Es miembro de CEN e ISO.

The Norwegian Electrotechnical Committee (NEK) es responsable de la estandarización en el campo de la electrotécnica y The Norwegian Post and Telecommunication Authority es responsable de la estandarización en el campo de las comunicaciones.

Etiquetado: Por el acuerdo con la Unión Europea, Noruega ha adoptado la normativa sobre etiquetas para los productos vendidos en la UE. La etiqueta ‘CE’ declara que el producto cumple los requerimientos de la UE y las directivas, y por lo tanto permite libre movimiento por las fronteras, sirviendo como pasaporte para el producto. La marca ‘CE’ elimina la necesidad de cada país de la UE o EEA de certificar el producto por sus propios laboratorios. Será la responsabilidad del importador noruego el certificar que el producto cumple la regulación.

Muestras: Noruega es miembro de la convención para facilitar la importación de muestras comerciales. Las muestras pueden ser importadas a Noruega sin aranceles si su valor comercial es pequeño o si han sido fabricadas de modo que no se puedan usar. Si no se cumplen estos requerimientos, las muestras deberán pagar en aduanas. De todos modos las muestras que sirvan sólo para obtener pedidos de Noruega pueden ser temporalmente exentas del pago.

Se debe describir el producto con detalle en el Cuaderno ATA. Muestras, catálogos fotografías u otras descripciones deben ser enviadas si es posible. La decisión de las aduanas noruegas no es vinculante, pero en la práctica lo es si los bienes se corresponden con los descritos.

No se permite la introducción de muestras en productos agroalimentarios y vino y bebidas alcohólicas, será preciso pagar el correspondiente arancel si las cantidades superan el límite para consumo pesonal vigente (en caso de viajar en el equipaje personal).

Barreras de entrada para bienes y servicios españoles

No se han registrado quejas concretas por parte de exportadores españoles o importadores noruegos en los últimos años. De acuerdo con la información facilitada por la representación permanente de la Unión Europea en Noruega, las principales barreras detectadas son:

Requisitos técnicos para la importación de vinos

El mercado y el plan de productos establecido requieren que algunos vinos cumplan con ciertas técnicas de producción. Estos criterios son más restrictivos que la normativa de la Unión Europea sobre la organización común del mercado vitivinícola. Dicha normativa hace referencia al Reglamento 1493/1999/EC y al Reglamento 1622/2000/EC en relación con los intercambios comerciales de productos del sector vitivinícola con terceros países y a la organización común del mercado vitivinícola, introduciendo un código comunitario de prácticas y tratamientos enológicos.

La distribución de vino, bebidas espirituosas y cervezas de alta graduación se lleva a cabo por medio del Vinmonopolet (monopolio estatal de bebidas alcohólicas). La distribución de los productos se realiza por medio de dos modalidades: oferta en su red de tiendas u oferta por catálogo. Las marcas que se distribuyen a través de la primera modalidad corresponden a aquellas que tienen mayor aceptación por el público y por tanto más volumen de ventas.

Aunque nuestros productores vitivinícolas cumplen con la gran mayoría de los criterios exigidos, algunos de ellos, como los referentes a la contratación temporal y al medio ambiente, pueden suponer unas barreras al comercio difíciles de superar para las pymes españolas. Algunos requisitos técnicos, como normas de fabricación, se justifican por el Vinmonopolet como respuesta a la demanda local.

Por otro lado, Noruega tiene prohibida la emisión de anuncios de bebidas alcohólicas en las cadenas televisivas del país. La Unión Europea ha instado a Noruega a que retire el veto sobre los contenidos emitidos desde fuera del país, de acuerdo a la Directiva 2007/65/CE.

Muestras de bebidas alcohólicas

Noruega es miembro de la Convención Internacional para facilitar la importación de muestras comerciales y material de publicidad. Por norma general, las muestras de valor reducido se pueden introducir en los países exentas de carga arancelaria. Igualmente, si las muestras están destinadas a fines promocionales, existe la posibilidad de ejecutar temporalmente una exención del pago, aunque las mercancías se deberán declarar inmediatamente a la llegada al país.

Sin embargo, debido a la interpretación que hace Noruega de la ley que prohíbe la publicidad de bebidas alcohólicas, las muestras de vino enviadas para fines promocionales deben pagar todas las tasas y aranceles sobre su valor comercial. En el caso concreto de las catas de vinos, en Noruega no está permitido importar vino si no es a través de un importador con licencia, lo que puede resultar paradójico si el objetivo de la cata es promocionar el vino y conseguir importadores.

Cambios de Nomenclatura

Algunos Estados Miembros se han quejado por el cambio de numeración de algunas partidas arancelarias (ha afectado a algún tipo de planta y flor). Este cambio ha implicado en la práctica un importante aumento del arancel, al ser asignado un dígito con una carga arancelaria muy superior.

Aranceles en el sector de la agricultura

El Acuerdo EEE no amplía el mercado único a la agricultura y la pesca. Las posibilidades de exportación de productos agrícolas de la UE a Noruega siguen estando muy limitadas por los elevados aranceles aduaneros. El promedio de aplicación de las tarifas agrícolas asciende a 57,8% en Noruega (15% en la UE) y en los sectores sensibles los derechos de aduana con frecuencia pueden llegar a 300-500%. A pesar de las claras disposiciones del Acuerdo EEE para la liberalización progresiva del comercio en la agricultura, la posición de Noruega no ha variado o ha empeorado. Como ejemplo de ello señalar el cambio de arancel específico a ad valorem, con incrementos efectivos previstos de hasta el 300% desde 1 de enero de 2013, sobre ciertos quesos y carne de vacuno y cordero. 

Las posibilidades de exportación de la Unión Europea de productos agrícolas transformados PAT a Noruega también están muy limitadas. A pesar de que el protocolo 3 del artículo 19 del Acuerdo sobre el EEE prevé consultas anuales para asegurarse de que los términos se adaptan a la evolución del mercado, sólo ha habido una ronda de liberalización del comercio bilateral en virtud de este protocolo en el año 2004, desde la entrada en vigor del Acuerdo EEE en 1994. En la última revisión del acuerdo en abril de 2012, el sector agrícola noruego pidió mayores tasas a la importación de algunos productos como el queso o carne, materializada en octubre de 2012.

Barreras no arancelarias. Contingentes y licencias de importación

Noruega es miembro del Espacio Económico Europeo, pero quedan fuera de este ámbito los productos agroalimentarios. En consecuencia estos productos tienen que hacer frente a un sistema de licencias de importación y aranceles específicos (difieren sustancialmente según los productos, incluido arancel 0 para muchos productos).

La importación de alimentos debe de realizarse por un importador registrado como tal. La importación de vino y bebidas alcohólicas tiene además un régimen especial, estando sólo autorizados los importadores registrados como importadores de vino. La comercialización interna, además del sector Horeca, sólo está permitida por parte del Monopolio estatal de vinos (Vinmonopolet).